El edificio fue afectado por el terremoto que azotó Managua en 1972. A pesar de eso, su estructura ha permanecido en pie con gravísimos daños estructurales durante 40 años, poniendo en peligro las vidas de familias que, por su situación económica, optaron por hacer su hogar entre los escombros, indicó Moreno.

Moreno, afirmó ante los medios de comunicación, que las familias serán evacuadas de manera voluntaria previo a la firma de un acuerdo. El traslado será hecho desde las ruinas del edificio, hasta la urbanización ‘31 aniversario’, ubicada en el Distrito VI de la capital.

Asimismo, el funcionario aclaró, basado en el mensaje comandante Daniel Ortega, que la evacuación no es obligatoria, pero se ha insistido sobre el riesgo que corren las familias al permanecer en la zona.

“No estamos desalojando a nadie ni estamos obligando a nadie a irse, simplemente hemos hecho una invitación, un llamado, hemos presentado los riesgos que representa (permanecer en el lugar) para su vida, para su familia, para su comunidad”, declaró.

Escombros serán demolidos y familias ubicadas en viviendas dignas


Una vez que sean trasladadas las  93 personas de los escombros, la frágil estructura en la que habitaban será demolida para evitar mayores riesgos. Moreno, indicó que dieciséis era la cifra inicial con el que se contaba el número de familias, pero que luego de reunirse con los pobladores asentados en la zona de riesgo, se pudo constatar que eran 21 familias las constituidas en el lugar.

El Secretario dijo también que, durante el pasado año y lo que va de éste, se han trasladado familias desde los escombros de Managua y “se sigue en la ruta, ahora más apurados por la situación de alerta”. ‘31 Aniversario’, es una de las 6 urbanizaciones que el Gobierno de Unidad y Reconciliación Nacional ha dispuesto para trasladar a familias que se ven en riesgo inminente de una afectación directa como fue el caso, principalmente clima e inundaciones explicó Moreno.

Las nuevas viviendas que ocuparan los pobladores trasladados, están construidas completamente de concepto cuentan con dos cuartos, una sala-comedor y una área de expansión para crecer. Además, la urbanización cuenta con los servicios básicos de agua potable, aguas negras, energía eléctrica y todas las condiciones para habitar en condiciones dignas detalló el Secretario.

Las viviendas están equipadas con dos camas, closet, cocina, comedor, un juego de sala, lavandero, y será entregado también, un paquete alimentario para los próximos 15 días.

“Estamos haciendo traslados con dignidad, con responsabilidad como es el mandato del Compañero Presidente y la Compañera Rosario, que las familias se sientan tranquilas, es parte del esfuerzo por salvaguardar la vida de las familias”, reiteró Moreno.

Familias agradecen actuación oportuna del Gobierno

Los pobladores, a pesar de abandonar con nostalgia los escombros a los que han llamaron hogar por mucho tiempo, agradecieron la actuación del gobierno ante la situación de emergencia.

Yolanda Tijerino, una de las evacuadas, permaneció por los cuarenta luego de ocurrido el terremoto en 1972, agradeció a Dios y al Gobierno, afirmando que este último ha mostrado gran preocupación por el bienestar de las familias más desprotegidas.

“Le damos gracias al señor, que es lo primero, y damos gracias al Comandante y la Compañera Rosario Murillo que ha hecho bastante por los pobres y me siento tranquila, está bueno lo que está haciendo mi comandante, yo toda la vida he dicho que es el único gobierno que ha hecho de todo por nosotros los pobres”, aseveró Tijerino.

Del mismo modo agradeció Esther Carolina Alemán. La ciudadana, se trasladó junto a 17 personas que conforman 6 familias, familias con las que compartía los escombros como vivienda. Alemán vivió por mucho tiempo atemorizada por los sismos, debido a las condiciones en que se encontraba el que un día fuera edificio.

“El gesto que están haciendo es muy grande y estamos agradecidos porque ya vamos a estar en una casa digna, no vamos a estar con las incomodidades y no podíamos dormir con esos sismos que ya (sentíamos que) se nos viene encima todo el edificio”, agregó.

Yamileth Rayo, jefa de familia tres personas, vivió por veinte años en las ruinas. Rayo agradeció y al mismo tiempo reconoció que vivía rodeada de peligro. “Vivíamos en los escombros y no se imagina el miedo que sentía al ver las paredes rajadas, nos atemorizamos mucho con este último sismo por los niños y los ancianos”, relató.

Esta es una de las tantas medidas preventivas que ha tomado el Gobierno de Reconciliación y Unidad Nacional por resguardar la vida de las familias Nicaragüenses. Las familias fueron movidas junto a sus bienes de utilidad y serán instaladas en la urbanización la tarde de este viernes.