Al menos ocho personas murieron, presuntamente siete de ellos miembros de la misma familia, en una región rural del estado de Ohio (medio-oeste de EEUU), informó este viernes la ministra de Justicia de la región.

"Al menos siete personas murieron en lo que parece una ejecución a tiros", describió el ministro de justicia estatal, Mike DeWine, en un comunicado.

Estas siete víctimas "de las cuales pensamos pertenecen a la misma familia, fueron encontradas en tres casas a lo largo de la ruta a Union Hill en el condado de Pike", a 120 km al este de Cincinnati, agrega la nota. Aunque en un principio las informaciones apuntaban a la cercana localidad de Peebles.

"Un octavo cuerpo fue encontrado en un cuarto lugar", precisó más tarde DeWine.

Entre los fallecidos de la misma familia, hay cinco adultos y dos niños, según informó DeWine, en un comunicado.

El fiscal aseguró que no hay ningún atacante activo aunque no ha habido arrestos, por lo que todavía deben determinar si el autor o autores de los disparos huyeron o están muertos.

Las autoridades trabajan también en la identificación de los fallecidos e investigan el móvil del suceso.

El pastor Phil Fulton, de la iglesia de Union Hill, había dicho poco antes a la cadena WLWT que las autoridades le informaron que dos adultos y cinco niños habían muerto en el múltiple homicidio.

Las autoridades locales pidieron la colaboración del Estado a las 8.20 hora local (12.20 GMT), pero la situación estuvo en desarrollo durante seis horas con numerosos vehículos policiales y ambulancias a lo largo de la carretera rural Union Hill, según pudo verse en las emisiones de las televisiones locales.

Varias decenas de agentes de la Oficina de Investigación Criminal (BCI, por su sigla en inglés) y de otros cuerpos de seguridad se desplazaron al lugar de los hechos, unas casas particulares de esa pequeña población rural a unas dos horas en automóvil de Cincinnati, en el condado de Pike.

"Las informaciones que estamos recibiendo de Peebles son trágicas más allá de lo comprensible. Seguiremos de cerca este suceso y el Estado trabajará con las fuerzas de seguridad locales en lo que sea posible", escribió en Twitter el gobernador de Ohio y aspirante republicano a la Presidencia, John Kasich.

Algunas escuelas y centros de educación secundaria de la zona han cerrado sus recintos por precaución, aunque dentro continúan las clases.

La escuela secundaria de Peebles High School suspendió sus clases como medida preventiva, reportó la estación de TV local, WCPO.

El FBI en Cincinnati "vigila de cerca la situación" y ha ofrecido ayuda al condado, según un mensaje de la agencia federal en la red social.

Los investigadores se desplegaron en la zona y deben "determinar si el tirador figura entre las víctimas o está en fuga", explicó DeWine, precisando que las autoridades aun no han arrestado a nadie.