Buscar y alertar a todos sus familiares para luego evacuar hacia un lugar más seguro, son algunas de las orientaciones que han seguido los pobladores de las comunidades costeras del pacífico nicaragüense tras la realización del Ejercicio Nacional de Protección Anti Tsunamis que se llevó a cabo la mañana de este jueves 21 de abril.

Este ejercicio, cuya señal de inicio fue la activación de las sirenas del Sistema de Alerta Temprana en cada una de estas zonas costeras, es parte de los esfuerzos del Gobierno del Comandante Daniel Ortega y la Compañera Rosario Murillo de cara fortalecer las capacidades de las familias nicaragüenses para actuar ante situaciones de emergencia, tales como conocer las rutas de evacuación y cuenten con un plan de emergencia.

El municipio de Corinto, La Boquita en Diriamba, San Juan del Sur, Poneloya y Las Peñitas en León, Masachapa y Pochomil en San Rafael del Sur fueron algunos de los sitios escenario de este ejercicio, cuya hipótesis fue un sismo de 7.4 de magnitud, en el cual además de las autoridades de gobierno también se tuvo una importante participación de la población.

“La idea es que nos sigamos preparando, ese es el mandato de nuestro Presidente, que tengamos articulado todo el mecanismo de aviso, que son las sirenas, pero también lo más importante es el mecanismo organizativo de los compañeros a nivel de barrio, a nivel de los colegios, a nivel de las instituciones. Entonces estamos acá para observarlos, identificar que más tenemos que hacer para irlo perfeccionando, porque se trata de asegurar la vida y la seguridad de las personas”, expresó desde Corinto el Dr. Guillermo González, co-director del Sinapred.

En el sector de La Boquita tanto niños como adultos se sumaron a este ejercicio de protección, donde también se contó con el apoyo de brigadas del Ministerio de Salud, los Bomberos, Cruz Roja, el Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional.

“Estos ejercicios son muy buenos porque nos estamos instruyendo sobre qué hacer cuando ocurra una emergencia, así que es importante que todos participemos, estemos alerta y aprendamos un poco más sobre las medidas de prevención para no tener nada que lamentar después”, comentó Carmen del Socorro Mojica, habitante de La Boquita.

En el municipio de León, en las playas de Poneloya y Las Peñitas, la población entre niños y adultos se dispusieron a evacuar hacia las zonas más altas y ponerse a buen resguardo.

“A los niños les hemos orientado que cuando la sirena suene vamos a salir en orden, nos formamos en hilera y nos vamos a la zona de seguridad del colegio Ciudadela”, dijo María Esperanza Ríos, docente del Colegio Ciudadela de Poneloya.