La testigo afirmó que se realizaron estudios de los movimientos en las cuentas bancarias que apertura Henry Fariñas Fonseca y a la cual se realizaban depósitos desde Guatemala, Honduras y Nicaragua por parte de su esposa, del administrador del Club Elite de Guatemala y el auxiliar contable del Elite Managua.

Relató que la esposa de Fariñas realizó un deposito de cerca de 30 mil dólares en un mismo día en cantidades divididas de 5 mil dólares cada una, transacción realizada desde Guatemala y que a esos movimientos se sumaban los depósitos de Mario Salina, auxiliar contable del Night Club Elite Managua.

Los depósitos del Club Elite Managua fueron realizados en el año 2008 y por otro lado Allan Olivares, que le depositaba cerca de 17 mil, 20 mil y hasta 27 mil dólares en cada ocasión, dinero que provenía de Night Club Elite de Guatemala.

La oficial policial informó que Henry Fariñas poseía una cuenta bancaria en el Banco de América Central en el periodo 2002 al 2009, cuenta que hoy tiene un balance de cero.

Asimismo, indicó que las sociedades anónimas creadas por Fariñas y otro grupo de implicados, tales como J&E Entertainment S.A. mejor conocido como Elite Nicaragua, tuvo cinco cuentas en el BAC, todas en córdobas y la primera es llegó a tener un monto de 3 millones 351 mil córdobas, la segunda en el periodo 2002 al 2012 presentó movimientos de 18 millones 252 mil córdobas, una tercera por 57 millones 93 mil córdobas, otra de las cuentas tuvo vigencia desde el 2005 al 2012 por un monto de 61 millones 531 mil córdobas y una cuenta por 156 mil 669 dólares, en un consolidado el Night Club Elite Nicaragua llegó a realizar movimientos por el valor de 150 millones 428 mil córdobas y 156 mil 669 dólares.

“Este movimiento o comportamiento entre las cuentas, actividad de estar jugando entre los ingresos de una cuenta para transferirlos a otras, ellos trataban de ocultar el origen del dinero que fue depositado en cada una de ellas, para que no se diera con el origen del dinero que fue ingresado al sistema financiero por sus cuentas bancarias y todas las cuentas tenían el mismo comportamiento”, detalló la testigo.

Según la oficial, el dinero era retirado posteriormente a esos movimientos vía cheque, patrón que se repitió en cada una de las cuentas siempre con el objetivo de encubrir o hacer difícil poder encontrar el origen del dinero y ocultar actos ilícitos.