En los últimos diez años, el sector de construcción de viviendas ha venido creciendo considerablemente y cada año se ofertan más de 5 mil viviendas desde los distintos proyectos que se aglutinan en la Cámara de Urbanizadores de Nicaragua (Cadur), proyectos habitacionales que van desde menos de 20 mil hasta 100 mil dólares con facilidades para los diferentes sectores de la sociedad nicaragüense.

“La oferta de viviendas nuestras como Cadur está en alrededor de 25 mil viviendas en 54 proyectos urbanísticos que están agremiados a la cámara en Managua y nueve departamentos como Chinandega, León, Matagalpa, Estelí, Granada, Masaya”, detalló el vicepresidente de Cadur, Héctor Lacayo.

Lacayo destaca el impulso que como Cámara han venido teniendo en el desarrollo de nuevos proyectos de viviendas, contando con más urbanizadoras que se han ido agremiando, como resultado de los mecanismos que el Gobierno del Comandante Daniel Ortega ha venido impulsando desde el 2009 con la aprobación de la Ley de Fomento de Viviendas de Interés Social y su posterior reforma en el 2014, que están permitiendo que amplíen los financiamientos de viviendas hasta los 32 mil dólares.

Asimismo, señala el apoyo de la banca privada nacional, como un aporte a continuar facilitando el acceso a la vivienda a miles de familias nicaragüenses.

“Los cuatro bancos que están financiando lo que son viviendas están colocando anualmente más de 100 millones de dólares y esto se ha venido viendo en los números que al día de hoy, porque la cartera hipotecaria es de 580 millones de dólares, que hace diez años era de 90 millones de dólares. Entonces el crecimiento ha sido considerable y las familias nicaragüenses son las que han sido beneficiadas”, apunta Lacayo.

Dentro de Cadur se cuenta con 54 proyectos urbanísticos, una oferta de más de 20 mil viviendas en los rangos entre 20 y 100 mil dólares y con el apoyo del Gobierno Sandinista, a través de la Ley 677 “Ley Especial para el Fomento de la Construcción de Vivienda y de Acceso a la Vivienda de Interés Social y su Reforma” que promueve el otorgamiento de subsidios a la tasa de interés para la compra de una vivienda.

Este subsidio es un mecanismo que facilita el Gobierno para que más familias nicaragüenses puedan optar a más viviendas, familias que apliquen a un crédito hipotecario con una tasa de interés menor, representando un ahorro que a lo largo del plazo del crédito hipotecario, que podría rondar los dos mil dólares, en dependencia del financiamiento. El mismo es asumido por el Gobierno de Nicaragua por un periodo de diez años, conforme lo establecido en la ley 677, su reglamento y norma administrativa aprobada para dicho fin.

Este programa se desarrolla bajo el modelo de responsabilidad compartida en alianza con la banca, dado que para acceder a un subsidio de la tasa de interés, los protagonistas deben ser sujetos de crédito y que el crédito hipotecario no exceda los 20 mil dólares.

Para acceder al subsidio se debe cumplir con algunos requisitos: primeramente ser nicaragüenses, residentes o no en el país; mayor de edad; que el préstamo sea destinado exclusivamente para construcción o compra de vivienda nueva; que la prima realizada por la familia beneficiada, no sea mayor al 15% del precio de la vivienda, a menos que sea de manera voluntaria.

“Las cuotas de financiamiento, con la Ley de Vivienda, Ley 677 de Fomento de Interés Social ayuda a la familia a que tengan una cuota más baja al tener ese subsidio a la tasa de interés menor al 2.5% de la tasa preferencial (que es de 9.5%), entonces el cliente que va tener una vivienda que va a tener una tasa del 7.13%, en un rango de 20 mil hasta un financiamiento 32 mil dólares”, señala Lacayo.