Levantarse a las 4:00 de la mañana y a partir de las 5:30 o 6:00 empezar a recoger la basura en un carretón de mano es una tarea que no mucha gente está dispuesta a hacerla. Sin embargo, lo más frustrante de esta labor es que no ha pasado ni medio día -a veces ni siquiera una hora- cuando el espacio que se ha limpiado está nuevamente atestado de todo tipo de desechos. Esta es la realidad que enfrentan a diario los operarios de la basura en el Mercado Oriental.

El Oriental es el centro de compras más grande de América Central. Sus 125 manzanas de extensión son un laberinto carente de orden y por tanto representan una tarea titánica para quien desee retirar las toneladas de basura que sin control salen de sus miles de tramos.

Los "Sísifos" del Mercado Oriental

La brigada la conforman 60 hombres. Con sus botas de hule, su uniforme azul, su carretón, su pala, su escoba y su rastrillo, éstos recorren palmo a palmo el mercado retirando los desperdicios y luego yéndolos a depositar al Centro de Transferencia, de donde posteriormente son llevados por la maquinaria de la Alcaldía de Managua hasta el vertedero municipal.

Un desagradable “arcoiris” de basura

Uno de los lugares representativo de lo que sucede a diario en el Oriental es la entrada a la Zona 3, en el Sector de los Plátanos. Ahí, a una orilla y rodeado de decenas de tramos, se erige como un monumento al desaseo una montaña de basura. Para reducirla a cero se requieren como mínimo 3 viajes de carretones. La distancia desde ese lugar hasta el Centro de Transferencia es de 4 cuadras, así que imagínese cuánto hay que sudarla para hacer el viajecito.

Los "Sísifos" del Mercado Oriental

El operario José Antonio Obando, aunque arisco en un primer momento, terminó contando lo difícil de la tarea en ese lugar y en el resto del centro de compras.

“¡Solo imagínese lo que está aquí en la entrada a la Zona Tres! (Empezamos) desde las 6:00 de la mañana (hasta) las 10:00 (u) 11:00, según como esté la zona”, dijo Obando.

Los "Sísifos" del Mercado Oriental

El “arcoiris” de basura lo constituyen bolsas plásticas, cartones, desperdicios de comida, arena, piezas de metal, hojas de árboles, frutas, hortalizas y casi siempre más de alguna pieza de carne cruda en descomposición.

Algo peor que la simple basura

Mario Casares, parlanchín y dispuesto a meterse en cualquier plática, afirmó, sin embargo, que el asunto es todavía peor: abundan también orines y hasta heces fecales.

Los "Sísifos" del Mercado Oriental

Su estado de continua excitación es el mejor ejemplo de que lidiar con la basura es una cosa, pero hacerlo con comerciantes insatisfechos e incluso con los mismos compradores, quienes no quieren que les pasés ni siquiera a un metro de distancia, es todavía peor.

Los comerciantes pagan un impuesto a la Corporación Municipal de Mercados de Managua (Commema), del cual sale el salario de los 60 operarios. Éstos últimos aseguran que algunos comerciantes creen que por esa razón es que ellos deben soportar inclusive ofensas, llegando a tal punto que ante cualquier reclamo del carretonero, la clásica respuesta de los dueños de tramos es el trillado “para eso les pagamos”.

Los "Sísifos" del Mercado Oriental

“Nos tiran tucos de elotes, tucos de tomates, cebollas podridas”, lamentó Casares.

Sumado a esta triste situación, otro problema que deben enfrentar son las calles llenas de baches. Acarrear un carretón “hasta la pata” de basura de por sí requiere de mucho esfuerzo, pero hacerlo teniéndolo que sacar cada 5 metros de un hueco requiere mucha destreza y sobre todo paciencia, especialmente si se toma en cuenta la cantidad de compradores y la no menos nutrida tropa de cargadores de mercancías, quienes en sus respectivos carretones hacen de las calles del Oriental uno de los lugares más congestionados de toda la capital. Ahí las disputas de “tránsito” no se resuelven con la Policía sino con un par de gritos, una que otra mala palabra, y finalmente una carcajada de todos los presentes.

Los "Sísifos" del Mercado Oriental

Los comerciantes y “micro centros de transferencia”

Uno de los problemas que a simple vista se observa en el mercado es que los comerciantes si bien barren sus respectivos tramos, lo que hacen es acumular la basura en alguna esquina a la espera de que pasen los recolectores. Dado que la recolección se realiza solo por las mañanas y una sola vez en cada lugar, estos pequeños “centros de transferencia” pasan atestados de basura durante casi 24 horas.

Los recolectores consideran que hay medidas higiénicas e inteligentes que están al alcance de cualquier comerciante.

Los "Sísifos" del Mercado Oriental

“Que la pongan en saco y canasto, y nosotros los operarios vamos a hacer la limpieza como debe ser”, aseguró Mario Casares.

“La Zona 3 es la más ‘chancha’ porque la gente no tiene conducta de ser educada de poner en saco las cosas”.

El gerente de Commema en el Mercado Oriental, Augusto Rivera, subrayó que limpiar este centro de compras, aún y cuando no se descansa un solo día, es muy complicado, llegándose a recolectar un promedio de 120 metros cúbicos de basura diariamente.

Los "Sísifos" del Mercado Oriental

“Esto lo hacemos de lunes a domingo. Aquí no hay días de descanso. Aquí no hay días feriados, lo hacemos Viernes Santo, 25 de diciembre, 24 de diciembre, de tal manera que todos los días del mundo hacemos este trabajo. Los compañeros entramos a las 5:00 de la mañana y trabajamos desde las 5:00 hasta las 11:00 o 12:00 del día porque en el Oriental ya después de esa hora es difícil entrar con los carretones”, explicó.

Rivera manifestó que el promedio de viajes que realiza al día cada recolector es de tres a cuatro, sin embargo, éstos afirmaron que no es raro que se exceda esa cantidad.