El testigo, un perito de investigaciones y análisis financieros de la Policía Nacional, presentó una serie de pruebas, en su mayoría documentos que le fueron incautados a Henry Fariñas en su vivienda de Jardines de Veracruz y Las Serranías, documentos que vinculan directamente al acusado con la dirección del night Club Elite, aunque este no apareciera en el acta constitutiva de la sociedad propietaria del centro nocturno.

Además de vincularlo con la dirección, los documentos confirman que el night Club no era para nada rentable, pero sobre todo que se tenía un reporte de egresos mayores a los ingresos, dejando en evidencia un gran déficit monetario.

En otros documentos encontrados en la casa de Henry Fariñas en Serranías, estos reflejaban que los movimiento financieros del Elite, desde el 2005 a 2012, montos por 81 millones 545 mil córdobas de ingresos y 192 millones 362 mil córdobas, dejando un saldo negativo de 108 millones 817 mil córdobas no justificados y en el caso de los movimientos en dólares tuvo egresos por 40 mil 425 y de egresos un millón 983 mil dólares, con un saldo también negativo un millón 943 mil dólares.

“Nosotros podemos observar que las cifras de ingresos es completamente menor que las cifras de los egresos, que corresponden a casi tres veces la cantidad que se generó con relación a gastos, pagos o compras de otros bienes”, declaró el perito policial.

Según el testigo, dado el análisis de los documentos de los ingresos y egresos del night Club Elite el flujo que había en gastos del night club no correspondía en nada con los ingresos, “por lo tanto, para que se presentaran semejante cantidad de gastos se puede decir que había inyección liquida que no se sabe de dónde provenía, es parte de ingresos que llegaron para suplir necesidades del night club y gastos, pero se desconoce su origen o procedencia”.

El perito afirmó que además de el Club Elite bajo la denominación de J&E Entertainment S.A., también existían otras empresas que fueron creadas como fachada y estas eran empresas de maletín, dado que no tenían un flujo de rentabilidad ni presentaban ingresos que pudieran generar o inyectar el dinero suficiente para el Elite.

Informó que de las diez empresas creadas por Fariñas junto a otros, solamente funcionaban tres, J&E Entertainment S.A., Harley Davidson y un presunto restaurante GG&J International S.A, que no tenía rentabilidad que pudiera sustentarse por sí mismo.

Empresas de Terán Caldera no generaban ganancias

El testigo afirmó que las empresas que eran dirigidas por Guillermo José Terán Caldera, la tienda de motocicletas Harley Davidson y GG&J International S.A., eran dos comercios que no generaban ningún tipo de rentabilidad, pues de los documentos ocupados en la vivienda de Terán, en la tienda y en el restaurante, no se lleva un registro contable de las mismas.

Indicó que se encontraron algunos documentos que reflejaban egresos superiores a los ingresos obtenidos por las mismas, dejando un saldo negativo de 25 millones 287 mil córdobas y de un millón 327 mil dólares.

Aseguró que la tienda de motocicletas, de acuerdo a registros, solamente vendió una sola moto.

Señaló que aunque estas empresas no generaban ganancia, los módulos donde funcionaban las dos fueron adquiridos por Guillermo Terán como propietario de los mismos, dado que al inicio de operaciones solamente rentaba el local donde funcionaba la tienda de motocicletas.

“Nos enfrentamos a actividad de origen desconocido. El obtuvo ingresos por 16 millones de córdobas y egresos por 34 millones de córdobas y viene presentándose la misma actividad del night club Elite donde los gastos eran mayores que los ingresos y nos lleva a la conclusión que había ingreso de líquido que no se conoce su origen”, comentó el testigo.