Con el ánimo de abonar al tema de la construcción de calidad y segura para las familias, los co-directores del INVUR, Vanesa Gómez y Guillermo Arana, se reunieron con todos los alcaldes del país para presentar propuestas o sugerencias de cómo construir viviendas progresivas, que sean erigidas con los parámetros de calidad requeridos por las normativas municipales.

Ambos funcionarios mostraron las propuestas y diseños de las “viviendas progresivas” que están dirigidas a la seguridad de las familias, sobre todo en un país con riesgos de sismos como Nicaragua.

“Con la Vivienda Progresiva lo que se viene a hacer es garantizar la calidad de los materiales, la calidad de la construcción segura, también un poco amortiguar el costo, de manera que las familias pudieran invertir en el crecimiento de su vivienda”.

La idea es que una familia que no tenga los recursos económicos suficientes para construir una vivienda completa, pueda hacerlo poco a poco con el acompañamiento y asesoría de los gobiernos municipales.

De tal manera que si una familia al momento de construir, empieza con la sala y dos cuartos, pueda en un futuro cercano, ir agregando más construcción al hogar, pero hacerlo con los requerimientos técnicos que garanticen la seguridad de las personas.

“Las familias pueden ir invirtiendo en el crecimiento de su vivienda, pueden empezar con 18 ó 20 metros cuadrados e irle agregando, construyendo por etapa, una primera, otra segunda etapa, puede ser la cocina, el porche, de manera que esto garantiza la construcción segura y a la vez viene amortiguar un costo de la construcción de vivienda”, comentó Vanesa Gómez, codirectora del INVUR.

Guillermo Arana, indicó que se trata de abonar al tema de la seguridad de las viviendas, que sean hogares que puedan resistir a fuertes sismos.

El reglamento indica a las familias, que al momento de construir o hacer ampliaciones en su hogar, deben solicitar el permiso y las autoridades deben certificar si la obra está cumpliendo los requerimientos.

Arana manifestó que el INVUR y los gobiernos locales están en la obligación de recomendar y ayudar con asesoramiento a las familias, indicándoles que tipo de materiales y planos de diseño o técnica de construcción son las adecuadas.

“Lo que queremos es acompañar, de tal manera que podamos tener una vivienda planificada hacia el futuro, de manera arquitectónica y que puedan conocer y tener planos con materiales y técnicas de construcción adecuada, cumpliendo las normativas del reglamento de construcción de Nicaragua y esto pueda dar niveles de seguridad ante un evento en un país sísmico como Nicaragua”, señaló Arana.