Este mensaje fue dado a conocer a mediodía de este jueves por la Compañera Rosario Murillo, coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía.

A continuación, el texto del mensaje del Comandante Daniel:

Managua, 4 de Septiembre de 2012

El Triunfo de la Revolución Popular Sandinista significó en Nicaragua el inicio de un Nuevo Tiempo, generado desde el Compromiso y el Sacrificio de miles de nicaragüenses que entregaron sus vidas sin pedir nada a cambio, más que el Derecho de luchar para que Nicaragua fuera Libre.

Ese Nuevo Tiempo abrió las puertas a la Libertad, la Dignidad, y la Nicaragua Fraternal y Comunitaria que soñaron los Hé-roes. Ese Nuevo Tiempo marcó el inicio de una lucha ininterrumpida por la Justicia y la Equidad. Queríamos, como queremos ahora, una Nicaragua sin exclusión, sin discriminación, sin pobreza, como soñaron los Mártires.

Ese Nuevo Tiempo és el Tiempo de Fundación de las Instituciones esenciales que sirven al Pueblo nicaragüense. Ahí nació la Poli-cía Nacional. Surgida de la Batalla y la Victoria. Una Policía que recogía la Tradición de servicio heroico y desinteresado de los Héroes y Mártires. Una Policía del Pueblo, que vigilara y custodiara sus Sueños, y garantizara la Tranquilidad, la Seguridad y la Alegría de las familias nicaragüenses.

Celebramos el 33 Aniversario de esa Policía llena de Historia, con el corazón contento ante los avances que nuestro Pueblo ha venido alcanzando en este Modelo Cristiano, Socialista y Solidario, que hoy llena de Vigor y de Gloria a todo Nicaragua. Conmemoramos, celebramos, y saludamos a esta Policía conformada por miles de Mujeres y Hombres, humildes, abnegados y entregados al Servicio, al Bien, a la Comunidad, y a la decisión de realizar su trabajo con lealtad a sus orígenes, a los Principios, Ideales y Valores, que le dieron vida; y a los Principios, Ideales y Valores de tanto Héroe y Mártir, que han iluminado e iluminan el Firmamento de la Patria.

La Policía Nacional pertenece a esa Memoria de Espíritu Revolucionario, en Idea-les, Valores y Aspiraciones. La Policía Nacional hoy hace nueva Historia junto al Pueblo, acompañándole en todos los desafíos de estos otros Tiempos Nuevos. Su trabajo propicia la armonía de una vida más segura y más tranquila. Cuánto ánimo de lucha cotidiana se despierta en las familias nicaragüenses cuando se saben protegidos con seriedad, eficiencia, humanismo, pero, sobre todo desde Principios y Valores como los de nuestra Policía, hija de tantas Victorias.

No hay Comunidad en Nicaragua que desconozca el rol fundamental de este Cuerpo de Hombres y Mujeres [email protected], que cuidan sus sueños y afanes. No hay persona en nuestro País que desconozca el aporte de la Policía Nacional, a la Estrategia Nacional de Seguridad. No hay quien ignore cómo la Policía contribuye con su pericia y capacidad a combatir el narcotráfico en todas sus formas, y a prevenir y detener la delincuencia, también en todas sus formas.

Ese trabajo, realizado con conocimiento, estudio, investigación y prácticas propias de sus Especialidades, sumado a la recuperación de su Modelo original desde la Persona, la Familia y la Comunidad, y a sus estrechos vínculos y coordinaciones con las Organizaciones Populares, le ha permitido alcanzar reconocimiento y respeto nacional e internacional.

En este Gobierno del Pueblo, Cristiano, Socialista y Solidario, la Policía Nacional suma Fortalezas en esa estrecha coordinación interinstitucional, que hace posibles los avances que nuestro Pueblo demanda. Estos son Tiempos de reconocimiento en Educación, Salud, Desarrollo Humano y en el Protagonismo de Juventud, Mujeres y Familias. Es en esta Ruta Común de Restitución de Derechos, que la Policía ha podido acrecentar su eficacia y asegurar a [email protected] nicaragüenses, cada vez más presencia oportuna y eficaz.

Nuestro abrazo y reconocimiento a [email protected] [email protected] [email protected], y a [email protected] [email protected] Compañ[email protected] que forman este formidable Cuerpo Policial. Nuestro Cariño y Solidaridad a sus familias. Nuestro corazón agradecido a cada uno de ellos, y sobre todo, a quienes cayeron cumpliendo las importantes Misiones de la vida policial. Ellos serán recordados eternamente por sus [email protected] Policías, y por este Pueblo a quien le sirvieron hasta el último instante de sus vidas.

Que viva la Policía Nacional...!

Que viva esta Policía que crece y se fortalece en Cristianismo, Socialismo, Solidaridad...!

Daniel Ortega Saavedra

Presidente de la República