En una entrevista concedida a la agencia Russia Today (RT), el Mandatario ruso precisó que el tema del escudo antimisiles es la cuestión más complicada en las relaciones entre ambas naciones.

Moscú denuncia que el sistema antimisiles norteamericano “afectaría los intereses vitales de la Federación de Rusia”, motivo por el cual es el principal problema político bilateral..

“Es un sistema de defensa antimisiles puramente estadounidense y además estratégico, sacado a la periferia en la parte europea (...) al cual los europeos tampoco tienen acceso, ni a la determinación de amenazas ni al control”, señaló.

Por tal motivo, Putin subrayó que dicha acción supone “esencialmente, la aspiración de romper el equilibrio estratégico, algo muy peligroso que puede dar lugar a una nueva carrera armamentista, ya que cualquiera de las otras partes tratará de garantizar su capacidad defensiva”.

El Presidente del gigante euro-asiático explicó que para solucionar este diferendo y poder llegar a un acuerdo en su instalación, Washington “debe aceptar que ambas partes tengan un acceso equitativo al manejo del sistema”.

“Se trata de un tipo de colaboración para la que Estados Unidos, posiblemente, no está preparado”, acotó Putin.

En ese sentido, el jefe del Estado apuntó que Rusia continuará el diálogo, aunque sin evitar “pensar en cómo defendernos y mantener el equilibrio estratégico”.

Conflicto sirio


En relación al conflicto en Siria, el líder ruso destacó la necesidad de poner fin a la violencia y obligar a ambas partes del conflicto, “tanto a las autoridades sirias como a la oposición armada”, a sentarse a la mesa de negociaciones.

“Sólo así se podrá determinar un futuro que garantice la seguridad de todos los participantes del proceso político interno, para luego comenzar a dar pasos prácticos respecto al sistema político interno del país”, sostuvo.

Caso Assange


Putin también fue consultado sobre el caso del fundador de Wikileaks, Julian Assange, quien se encuentra asilado en la embajada de Ecuador en Londres, y manifestó que el asunto pone de manifiesto “un doble estándar”.

“El hecho de que las autoridades británicas no ofrezcan garantías a Ecuador, país que concedió asilo político a Assange, de que el australiano no será extraditado a Estados Unidos, hace pensar, como mínimo, que es un asunto político”, puntualizó.

Relaciones con China

El jefe de Estado también se refirió a las relaciones entre Rusia y China, las cuales “han alcanzado un alto nivel sin precedentes".

Putin destacó la importancia de las relaciones comerciales con su mayor vecino asiático, país que “se está convirtiendo en un importante centro de la política y la economía mundiales”.

Detalló que actualmente “las relaciones poseen un alto nivel de confianza, tanto en la economía, como en la política”. “El intercambio comercial entre ambos países alcanzará los 100 mil millones de dólares”.

El Presidente partió este jueves hasta la ciudad oriental de Vladivostok, donde se desarrolla actualmente la cumbre anual del Foro de Cooperación Ecoómica Asia-Pacífico, en el que participan las 21 naciones parte del organismo.