"El cese del fuego lo vamos a plantear inmediatamente nos sentemos en la mesa", dijo Jaramillo en la conferencia de prensa en La Habana, donde aseguró que "el secuestro no es más parte de las FARC".

Las FARC anunciaron que la primera reunión del proceso de paz que sostendrán con el Gobierno de Colombia se celebrará el 8 de octubre en Oslo y revelaron la identidad de dos de sus negociadores en el proceso de paz, los guerrilleros "Iván Márquez" y "José Santriz".

Jaramillo, que también es miembro del secretariado, dijo que más adelante darán a conocer el nombre del resto de los negociadores.

El anuncio de las FARC ocurre al día siguiente de la muerte de un destacado líder del grupo rebelde en un bombardeo militar de las fuerzas colombianas y luego de que el presidente Santos dijo que el cese al fuego no estaba entre las condiciones para el diálogo.

Lucha sin tregua

El jefe máximo del grupo guerrillero, Rodrigo Londoño Echeverri, alias "Timochenko" o "Timoleón Jiménez", prometió  "perseverar sin tregua" en la "lucha por la paz", al referirse al proceso de diálogo acordado con el Gobierno colombiano.

Antes de la rueda de prensa propiamente dicha se emitió un vídeo en el que "Timochenko" habló sobre el diálogo de paz.

Sentarse a negociar "con toda honestidad engrandece a quien lo hace y envilece a quien se opone", indicó "Timochenko, que se mostró "convencido" de que "el pueblo colombiano" va acompañar a las partes "en el desmonte del conflicto interno".

"Invocamos la activa participación (de los ciudadanos) en este proceso que debe culminar en una nueva Colombia justa y democrática", agregó.

El líder guerrillero advirtió que a su voluntad de diálogo no le afectan las críticas de algunos sectores en su país, que han proferido "toda clase de provocaciones e infamias" contra el proceso.

"No nos arredran" y "nuca hemos estado mas fuertes y unidos", manifestó el jefe máximo de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en referencia a la situación del grupo rebelde.

Dijo además que su "optimismo" es "grande" y "apunta a que toda la nación se ponga en pie para impedir que se cierre esa puerta" del diálogo.

En opinión de "Timochenko", "este nuevo proceso de paz representa el triunfo de los vientos bolivarianos de cambio que soplan" por América Latina "sobre los cánticos de guerra" de la derecha militarista.

Pese a su predisposición a alcanzar la paz, el jefe guerrillero indicó también en su discurso que tiene "la certeza" de que tarde o temprano el pueblo colombiano "terminará por alzarse" como un "poderoso torrente" contra "el gran capital".