Más de 100 personas fueron evacuadas este fin de semana en Uruguay debido a las fuertes lluvias que han azotado el sur del país, informó el Sistema Nacional de Emergencias (Sinae).

De acuerdo con el reporte del organismo, el mayor número de evacuados provienen de la provincia de Canelones, con 72, de ellos 38 niños y 34 adultos.

Las intensas precipitaciones han afectado los departamentos sureños de Canelones, Colonia y Maldonado.

El balance ofrecido hasta ahora revela que los mayores problemas en esa localidad se presentaron en el drenaje por la cantidad de precipitaciones en pocas horas, lo cual se agravó por la caída de árboles y el tendido eléctrico.

Las autoridades pidieron a la población extremar las medidas de seguridad ante el bloqueo de varias rutas y puentes, caída de árboles y el tendido eléctrico.

El Sistema Nacional de Emergencias, precisó que en el departamento de Colonia hay un importante número de personas evacuadas y autoevacuadas en varios territorios, pero no se ha precisado la cantidad.

De igual modo, en Maldonado, donde fueron evacuadas 35 personas, correspondientes a los territorios de Piriápolis (nueve), Pan de Azúcar (16) y San Carlos (10).

Por su parte, el Instituto Uruguayo de Meteorología (Inumet) decretó alerta naranja para los departamentos de Florida, Lavalleja, Maldonado, Rocha, Flores, Río Negro, Salto, Tacuarembó, Artigas, Rivera, Cerro Largo, Durazno, Soriano, Paysandú, Treinta y Tres.

En la víspera la ciudad de Dolores, en el departamento de Soriano (suroeste), sufrió un intenso tornado que causó tres muertos, decenas de heridos y cuantiosos daños materiales.

Se estima que entre Argentina, Uruguay, Bolivia y Paraguay, la cifra de desplazados se eleven a 160 mil de acuerdo a un informe de la Secretaria de Emergencia Nacional.

La organización de las Naciones Unidas anunció el miércoles el envío de un grupo de expertos a Paraguay para ayudar al Ejecutivo de ofrecer una respuesta efectiva ante las lluvias que afectan al país desde el pasado mes de noviembre.

Los efectos del fenómeno meteorológico El Niño, resultante de la interacción entre el océano y la atmósfera en las zonas oriental y central del Pacífico ecuatorial, son los más virulentos desde 1950 y podrían continuar hasta el primer trimestre de 2016, según vaticinó la Organización Meteorológica Mundial (OMM) de la ONU en noviembre pasado.