Después cuatros testigos que participaron como peritos policiales de las investigaciones, también lo acusaron de ser el principal eslabón para tramitar las cédulas fraudulentas, en complicidad con Maria Isabel Rayo Orellana, Jorge Acevedo (su asesor jurídico en el CSE) y su hermano José Francisco Osuna.

La jornada maratónica que concluyó a eso de las diez de la noche, inició con el sorpresivo anuncio dado por la Juez Adela Cardoza, quien dio a conocer el acuerdo condicionado bajo “el criterio de principio de oportunidad” llegado entre el Fiscal Especial del Ministerio Público y la acusada Carolina González Mendieta, quien a través de su abogado Ricardo Ramírez dio a conocer que admitirá la acusación de Falsificación Ideológica, a cambio de que se le retire los otros delitos de lavado de dinero, crimen organizado y transporte internacional de droga, ilicitos que conllevan muchos años de carcel.

González se comprometió a detallar la supuesta ruta que utilizaba Osuna y sus complices para facilitar cedulas falsas a los colombianos Javier Darío Eucastegui Collazo y Gonzálo Pérez, quien dentro de la estructura liderada por El Palidejo fungian como pilotos y copilotos de una aeronave que transportaba droga.

Antes que se diera a conocer este acuerdo, ocurrió un incidente en el que el doctor Alvaro Martín Chica Larios, abogado defensor del ex magistrado Osuna amenazó a González por haberse ofrecido como testigo de cargo, situación que practicamente “hundiria” a su cliente, quien movia la cabeza de izquierda a derecha, en clara muestra que no podía creer lo que ocurría.

Cardoza ante la situación de las supuestas amenazas, decidió retirar del recinto donde se celebra la audiencia a González, programando su testimonio para el sábado a las nueve de la mañana.

“Hubo declinación por parte de la fiscalia en cuanto al delito de crimen organizado y una admisión de hechos por parte de nosotros en cuanto al delito de falsificación ideologica, con la condición que se le induciera un año a mi representada”, explicó el abogado de González.

Con esto la acusada podrá ser condenada unicamente por el delito de falsificación ideologica, lo que le permitirá acceder a la suspensión de la pena total, beneficio que establece el Codigo Procesal Penal cuando la condena no sobrepasa los dos años.

La presentación de González fue hecha por los representantes del Ministerio Público, rechazada por los abogados defensores, pero admitida por la jueza Cardoza, al considerar que el acuerdo está contemplado en el Codigo Procesal Penal.

La acusación de Fiscalia establece que Osuna, su hermano Francisco y su secretaria González, realizaron de forma ilegal el tramite de cedula nicaragüense numero 003-220669-0002R con el nombre de José Fernando Treminio Díaz, nombre que utilizaba El Palidejo en Nicaragua.

El Ministerio Público también solicitó agregar al proceso, la sentencia condenatoria de otro caso de droga conocido como “El Chilamatillo”, situación que tiene relación con la estructura de El Palidejo y Henry Fariñas, a criterio de los acusadores. La solicitud fue aceptada por la judicial Cardoza.

Carlos Chavarria, abogado defensor de Fariñas solicitó que un contador de nombre Francisco Pravia Argüello le asistiera, cuando se presentasen las pruebas de financieras contra su cliente, lo que fue rechazado por el Ministerio Público, quien recibió la razón de la judicial.

“No es posible en este momento procesal de que él quiera designar a un consultor técnico, por lo tanto solicitó que no de lugar a esa pretención”, argumentó el representante de la Procuraduria General de la República.

Ocurrida estas situaciones procesales, comenzaron a desfilar los cuatro testigos, todos miembros de la Dirección Antidrogas y de la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía Nacional, quienes como detectives investigadores, realizaron allanamientos en las viviendas del ex magistrado Julio César Osuna ubicada en Residencial Los Marañones, en el kilómetro 18 carretera a Masaya.



Testigos periciales lanzan dardos a Osuna, Fariñas y al Palidejo

El primer testigo bajo la figura de “rostro oculto” realizó allanamiento a la vivienda de Karla Fariña, hermana de Henry, a quien la señalan de ser una de las principales almacenadoras del dinero que se trasladaba a Costa Rica para hacer efectivo el pago de la droga que procedia de ese país con destino a Guatemala.

Comentó que en ese allanamiento ocurrido el 27 de mayo, se encontraron una computadora marca Dell, escritura original de posesión de un arma de fuego a nombre Pedro Fariñas Fonseca, otro de los hermanos acusados. Igual se incautaron memorias de computadoras y otros documentos juridicos. Ese día Karla Fariñas fue detenida bajo los cargos de lavado de dinero, crimen organizado y transporte internacional de drogas.

El segundo de los testigos basó su testimonio en los actos periciales hechos a las cedulas de los colombianos Javier Darío Eucastegui Collazo y Gonzálo Pérez, mismas que se comprobaron no tener los requisitos de seguridad para establecer su autenticidad.

“En estas cedulas no se presentaron las medidas de seguridad establecidas”, dijo el testigo que comenzó a develar las formas en que Osuna y compañía falsificaban las cedulas de identidad a favor de los integrantes de la presunta red narco.

También mencionó que en las pruebas periciales hechas a las firmas experimentales no coinciden con las registradas en los tramites de solicitud de cédulas por Karla Fariñas, Osuna y resto de implicados en el delito de falsificación ideológica.

“Segunda conclusión que las firmas clasificadas como 1, 2, 3, 5 y 6 no fueron realizadas por Julio César Osuna, Francisco Osuna Ruiz, Karla Fariñas Fonseca, Carolina González y María Isabel Rayo Orellana y que los manuscritos dudosos clasificados como A, B, C y D no fueron realizados por los anteriores”, dijo el testigo luego de ser interrogado por el abogado Chica Larios.

El tercero de los testigos hizo una cronologia de los procesos investigativos y el seguimiento que se le dieron a varias personas, entre ellas la gestora Maria Isabel Rayo Orellana, quien tramitó las cedulas de los colombianos, cobrando 3 mil 500 dólares por cada una, de los cuales el 50 por ciento habría recibido el ex magistrado Osuna, quien también fue acusado por el cuarto testigo de utilizar la inmunidad como funcionario del CSE, para trasladar cuantiosas cantidades de dinero por el puesto fronterio de Peñas Blancas, para pagar la droga que era comprada por el grupo Los Charros en Guatemala.

El tercer testigo mostró un informe fotográfico de María Isabel Orellana recibiendo de parte de otra persona el dinero para fabricar las cedulas de los colombianos. También mostró un video relacionado a una noticia de un canal televisivo colombiano, en la que se vincula a Darío Eucastegui Collazo y Gonzálo Pérez, como pilotos y copilotos presuntamente vinculados a redes del crimen organizado en esa nación.

Este testigo también mencionó que se dio seguimiento a Francisco García Alias El Fresa (otro cabecilla de la red que no está detenido) en diversos lugares, principalmente en una vivienda ubicada en Residencial Las Veraneras, ubicada en el costado sur de la UNAN-Managua. En esta vivienda se reunia García para planear con los colombianos el trasiego de la droga, situación de la cual Henry Fariñas también lideraba.


Detallan cómo estaba integrada la célula

El último de los testigos presentados por el Ministerio Público que resultó ser el jefe de los equipos investigativos, que dieron seguimiento a todos los acusados para establecer la relación, función y nivel jerarquico, presentó un documento en power point en la que detalla la función de cada integrante de la supuesta red narco liderada por Alejandro Jiménez.

De acuerdo al testigo, Jiménez era el lider de grupo y su principal hombre de confianza en Nicaragua era Henry Fariñas, así como Francisco García El Fresa (colombiano), quien recepcionaba la droga entre 120 y 150 tacos de cocaína por viaje. Este sujeto constataba a Alvaro Ramírez Lanzas para pasar la droga por puntos ciegos de la frontera con Costa Rica hasta transportaba por el Lago de Nicaragua y otras rutas por el istmo de Rivas, Granada, Nandaime, Managua hasta lograrla llevar a Guatemala.

Estaba otro grupo manejado directamente por El Palidejo también estaban el conductor del Palidejo Felipe Mendoza y Guillermo Blandón.

En un nivel intermedio de la organización estaba el ex magistrado Osuna, quien dirigia supuestamente lo relacionado con el tramite de cedulas, junto con su grupo ya citado. Osuna tiene registrado alrededor de 68 movimientos migratorios de entrada y salida a Costa Rica.

Relató que El Palidejo, su esposa Wendy Durley, Karla Fariñas, Felipe Mendoza y otros se reunian en la quinta El Refugio ubicada en el kilometro 10 y medio de carretera sur. El 21 de mayo del 2012 se realizó allanamiento al lugar encontrandose a Durley, Mendoza y otros, pero no se detuvo a nadie para conseguir más prueba.

En esa ocasión se ocuparon varios vehículos encontrados en la vivienda que era alquilada por El Palidejo, pero el contrato lo hizo su esposa legitima Wesly Lanzas.

También detalló que Henry Bermudez con una licencia de importador de vehículos de lujos, se encargaba de importar estos carros para trasladarlos al taller Frio Master, lugar donde aparentemente se caleteaban para trasladar el dinero cuando Osuna no podía hacerlo.

Este dinero se transportaba a razón de tres veces por cada mes y provenia de Guatemala, pero recepcionado por Francisco Somarriba en el sector del balneario Jiquilillo, quien era el conductor personal de Osuna.

Este cuarto testigo participó en el allanamiento a la vivienda de Osuna el 27 de mayo pasado, donde se encontraron diversas cedulas con nombres diferentes, tarjetas de creditos, circulación de varios vehículos, su detención y la de otro ciudadano jamaiquino que estaba de forma irregular en Nicaragua.

Durante los previos a la audiencia judicial, se conoció que Henry Fariñas se habría negado a recibir atención del médico forense, que habia llegado a las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial a solicitud de su abogado defensor Carlos Chavarria.

Al final de la noche Herny Bermudez tuvo que recibir atención médica al presentar problemas de hipertensión, mientras a Carolina González fue trasladada a las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial a la mitad de la audiencia.

la Jueza Adela Cardoza convocó a audiencia judicial este jueves a las 9 de la mañana y el sábado 8 de septiembre, otro día que puede ser más oscuro para el futuro juridico del ex magistrado Osuna, quien seguramente no podrá conciliar el sueño en las próximas horas.

En este caso se encuentran acusados Isladier Reyes González, Pedro Joaquín Vanegas, Norlan Marcelino Taisigüe, Douglas Gerson Flores, José Dolores Díaz Sarmiento y Marjorie López Balladares.

Los otros acusados se identifican como los hermanos Henry Aquiles y Pedro Fariñas Fonseca, Hugo Mauricio Jaén Figueroa, William Vargas Conrado y Guillermo Terán Caldera, este último propietario de la distribuidora de motos Harley Davidson. Los pilotos colombianos capturados en Nicaragua, Javier Darío Eucastegui Collazos y Gonzalo Pérez.

En este grupo también están procesados Julio César Osuna, su hermano José Francisco Osuna Ruiz, Jorge Luis Acevedo López, Karla Elizabeth Fariñas Fonseca, Henry Ramón Bermúdez Rivera, Carolina González, María Isabel Rayo Orellana, José Francisco Somarriba Otero, Douglas Flores y Felipe Alberto Mendoza Jiménez.