La ciudad japonesa de Fukuoka, situada a 90 kilómetros de Kinamoto -donde se sintieron con más fuerza los terremotos-, amaneció este sábado cubierta por una misteriosa espuma, cuya procedencia aún no ha sido descubierta.

Decenas de personas compartieron las imágenes a través de Twitter.

Algunos habitantes de la ciudad comentaron que esto habría sucedido gracias a los terremotos, mientras otros aseguran que la misteriosa espuma podría haber salido de una estación de bomberos cercana.

Todavía no se cuenta con una versión definitiva sobre este extraño fenómeno.