La llegada del invierno ya no es un temor para los habitantes del barrio Largaespada, ubicado en el distrito II de Managua, quienes celebraron con el corte de cinta el mejoramiento de 14 cuadras.

Mediante un revestimiento de carpeta asfáltica de 3.3 centímetros de espesor, la Alcaldía de Managua llevó más progreso a las familias del sector y a los conductores que a diario circulan por estas calles para poder llegar al hospital Bautista o al Mercado Oriental, el más grande de Centroamérica.

El costo del proyecto orientado por el Presidente Daniel Ortega fue de 3,554,445 córdobas, una obra que está beneficiando a 3,263 habitantes.

Al construirse las 14 cuadras se está garantizando una red vial transitable, mejorando el descongestionamiento de las mismas.

El vice alcalde de Managua, el compañero Enrique Armas, señaló que la Alcaldía sigue trabajando en la ejecución de más proyectos que benefician a miles de nicaragüenses.

“Con las orientaciones del Comandante Ortega y las recomendaciones de la compañera Rosario Murillo se ha procedido al recarpeteo asfáltico en estas catorce calles que estaban bien deterioradas”.

“Ya toda esta zona ha quedado muy mejorada porque se habían trabajado antes las calles en el Barrio Francisco Mesa y los muchachos del distrito uno y la alcaldía se trasladan la próxima semana a reparar calles y recarpetear con asfalto las calles del reparto San Juan”, afirmó Armas.

Algunas de las personas entrevistadas comentaron a El 19 Digital que durante muchos años sufrieron por el mal estado de las calles.

“Este proyecto es fantástico porque las calles estaban totalmente deterioradas, la población del barrio aclamaba que esta es una calles principal que da al comercio y a hospitales y para poder llegar a esos lugares se estaban utilizando calles alternativas”, contó Rosa Membreño Arana.

Eveling Díaz, externó que “Es una bendición muy grande que se hayan acordado de nosotros y de nuestras calles porque así nos desplazamos mejor, también cuando andamos con los niños no se están maltratando con el piedrerío”.

“Antes habían piedras, hoyos y gracias a Dios ya no vamos a tener ese problema ahora que viene el invierno gracias a Dios y a nuestro gobierno”, agregó.

Por su parte, Karen Doña, valoró que el gobierno “está haciendo un buen trabajo”. Estas ya no eran calles, estaban desbaratadas, puro hoyos, los carros y los taxi no les gustaba pasar por aquí y nosotros no salíamos de la casa porque esto era un río”.

“Mis hijos ya se sienten seguros, ya empezaron a jugar futbol en toda la calle”, comentó Karen.