Una de cada 10 personas en el mundo vive con un trastorno de depresión o ansiedad.

Aún más: durante emergencias o crisis por desastres naturales o económicos, o en periodos de enfermedad o dificultades, entre el 20% y el 30% de la población experimenta este tipo de trastornos mentales.

Estas son las conclusiones de un informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y del Banco Mundial, liberado a la opinión pública hoy miércoles.

Dicho reporte , publicado en la revista médica The Lancet Psychiatry, también señala que estos trastornos aumentaron en un 50% entre 1990 y el 2013.

La revelación de estos datos coincide con un encuentro de representantes del Banco Mundial y la OMS, más especialistas en Psiquiatría, Psicología, Economía y salud mental para analizar el costo de la atención en salud mental.

La investigación señala que, por cada dólar que se invierte en prevenir los trastornos mentales, la sociedad tiene un retorno económico de $4. Esto significa que todo esfuerzo por dotar a la población de un buen ambiente para la salud mental, tiene un impacto positivo en la economía.

Esto sucede porque las personas tendrían mejores motivaciones para trabajar y generar sus propios emprendimientos.

La depresión se expresa, entre otros síntomas, con tristeza, llanto fácil, trastornos del sueño y de la alimentación.

“El bienestar mental y emocional no solo es un asunto de salud pública, es un asunto de desarrollo. Necesitamos actuar ya, porque la pérdida en la productividad es algo a lo que la economía mundial no puede hacer frente”, manifestó, en un comunicado de prensa, Jim Yong Kim, presidente del Banco Mundial.

Los especialistas instan a los gobiernos a aprobar un sistema de salud mental que no solo se concentre en la ausencia (o el control) de los trastornos, sino que busque el bienestar emocional de los individuos.

“Si no lo atendemos ya, la falta de salud mental va a terminar por eclipsar las capacidades de desarrollo de las personas”, expresó en el comunicado Arthur Kleinman, profesor de Antropología y Psiquiatría de la Universidad de Harvard, Estados Unidos.