La travesía continúa y los ciclo turistas que recorren diferentes sitios de Nicaragua han logrado palpar el quehacer cotidiano de nuestro pueblo, así como la variedad de escenarios naturales de la Tierra de Lagos y Volcanes.

En su sexto día de aventura, los turistas, en su mayoría franceses, salieron de la ciudad de Granada hacia el departamento de Chontales, para ello tomaron una ruta alterna que comprende el paso por la comunidad de Malacatoya recorriendo un total de 26 kilómetros de camino rural, donde los deportistas pusieron a prueba sus habilidades.

“Ha sido interesante hacer uso de una barcaza para poder avanzar en nuestro recorrido sobre el río Malacatoya, acá estamos viviendo experiencias muy particulares. Nicaragua nos ha permitido conocer algo diferente cada día, hay vegetación, casas con diseños diferentes, he conocido cabras y la gente es encantadora. La comida es deliciosa y pensamos volver a Nicaragua en un futuro, quedarnos por acá y disfrutar más de los paisajes” expresó Mireille Bourel.

Además de la fascinación por los recursos naturales de nuestro país, los extranjeros mostraron su admiración por el modelo educativo de Nicaragua, el cual lograron conocer durante una breve visita al centro estudiantil Juan Pablo II ubicado en la comunidad Punta de Agua, donde interactuaron con los menores y admiraron las políticas educativas desarrolladas por el gobierno.

“Intercambiar experiencias con los extranjeros es muy enriquecedor porque tenemos la oportunidad de mostrarles el apoyo que brinda el gobierno a la niñez a través de programas como educación gratuita, merienda escolar, lo cual nos pone a la vanguardia de otros países” manifestó Claudia Gutiérrez, maestra.

“Los niños comen en la escuela, lo cual me sorprende mucho ya que es la primera escuela en la que veo esta dinámica, en Francia los niños pueden comer en la escuela pero los padres tienen que pagar, sin embargo acá es gratis, realmente es una labor hermosa del gobierno porque se apoya a los niños que no tiene comida en casa” destacó Mireille Bourel.

Luego de conocer el centro, los ciclistas siguieron con su ruta previamente trazada, la cual comprendía su paso por comunidades como San Lorenzo hasta finalizar en el municipio de Juigalpa en Chontales, donde fueron recibidos por un grupo local de jóvenes ciclistas, quienes afirman que el deporte une las naciones.

“Es un privilegio poder interactuar con deportistas extranjeros, muy pocas veces tenemos este tipo de oportunidades y estamos contentos y animados, como ciclistas venimos a recibirlos para que se sientan en familia y conozcan lo bello de nuestro país y la calidad de personas que somos” dijo Cristian Acevedo.

Juigalpa y sus habitantes de manera entusiasta recibió a los turistas quienes recorrieron las principales calles del sitio antes de llegar al parque central donde fueron recibidos por los filarmónicos y el estallido de la pólvora, causando asombro en los visitantes ante tan caluroso recibimiento.

“Estoy contento de ver la alegría de la gente al vernos pasar, acá hemos vivido una experiencia hermosa, la seguridad no ha faltado en todo nuestro recorrido y tienen ciudades muy bonitas, con diseños hermosos” dijo Guy Amant.

“El calor humano de Nicaragua es incomparable y las vivencias han sido enriquecedoras, nos hemos enfrentado al clima, ponchones de llantas, picaduras de insectos y otras situaciones que han valido la pena porque hemos superado nuestras expectativas con relación a lo que esperábamos del país, esperamos venir prontamente y vivir más a fondo la belleza de este país y de su gente” finalizó Fernando Molina.