El periodista venezolano José Vicente Rangel recordó el Golpe de Estado puesto en marcha en 2002 contra el entonces presidente Hugo Chávez, lamentable episodio que hoy cumple 14 años.

Ese día se produjo un hecho que estuvo a punto de desencadenar una guerra civil, un conjunto de factores llevaron a cabo el plan que habían elaborado para derrocar al gobierno revolucionario presidido por Chávez; pero el golpe no solo tenía como objetivo desalojar del poder al comandante bolivariano, analizó Rangel en su columna "El Espejo".

El ex vicepresidente venezolano explicó que el verdadero objetivo era eliminar la Constitución de 1999, la más avanzada y democrática que ha tenido el país suramericano.

Se trataba de un golpe contra el Estado social, de derecho y de justicia, en ella consagrado; contra los cambios sociales, económicos y culturales que se estaban operando, y contra el protagonismo político que venía asumiendo el pueblo venezolano, detalló.

Rangel señaló que a los perpetradores de esa acción no les gusta que se invoque ese recuerdo y los tildó de irresponsables, aun cuando en realidad actuaron conscientemente, movidos por el odio.

Secuestraron al Jefe del Estado, disolvieron los Poderes Públicos y asesinaron a decenas de compatriotas en las calles; y en aquella oportunidad no hubo tontos útiles, personas que actuaron confundidas por la ensordecedora campaña de los medios de comunicación, recordó el periodista.

Asimismo, Rangel alertó que los golpistas del 11 de abril de 2002 son, en buena medida, los mismos que hoy dirigen una oposición que se resiste a aceptar las reglas de la democracia; y que desde la Asamblea Nacional intentan recurrir al expediente del golpe para salir de un presidente constitucional, electo por el pueblo, como Nicolás Maduro.

Una nación no puede paralizarse en el recuerdo, pero tampoco se debe auspiciar la amnesia colectiva; se impone estar más alertas que nunca y no subestimar las intenciones que con descaro manifiestan dirigentes opositores sobre la necesidad de arremeter contra el orden constitucional. ÂíNunca más al Golpe, respeto a la Constitución y a la democracia siempre! concluyó.