La joven modelo, Jade Leboeuf, hija del defensa francés que ganó el mundial en 1998 y la Eurocopa en el 2000 con su selección, Frank Leboeuf, ya sabe lo que es la censura en las redes sociales.

Tras intentar hacer un alegato feminista en topless, Instagram decidió cancelarle la cuenta por mostrar más de lo que debería de su cuerpo.

Después de varias semanas volvió a subir su foto, para alegría de sus más de veinticinco mil seguidores, y mostró su rotundo desacuerdo con los criterios para borrar imágenes.