En este segundo domingo de Pascuas, recordando la resurrección de Cristo, la Iglesia Católica conmemoró a Jesús de la Divina Misericordia con una celebración eucarística en la parroquia homónima, misma que fue presidida por el Arzobispo de Managua, Cardenal Leopoldo José Brenes Solórzano.

Brenes señaló que el Papa Francisco ha asumido el legado de San Juan Pablo II al declarar este año como Año Santo de la Misericordia, recordando que todos necesitamos de la misericordia de Dios y todos estamos invitados a acogernos a su misericordia.

“Todos han dicho, Dios no se cansa de ser misericordioso. Desgraciadamente nosotros sí nos cansamos de pedir la misericordia del Señor y por eso en el Salmo nos invita a eso, a acogernos en la misericordia del Señor, a sentir con una experiencia personal cuánto me ama el Señor en la grandeza de su misericordia. Él por amor ha venido al mundo anunciando su muerte pero también anunciando que al tercer día iba a resucitar”, manifestó el Cardenal.

El líder religioso afirmó que la experiencia de Cristo que ha resucitado no es más que el cumplimiento de la promesa de que resucitaría al tercer día, pero también en ella se encuentra la presentación del amor y la misericordia del Señor.

“Él ha resucitado como una muestra del amor del Padre y ha sido clavado en la cruz por amor, para redimirnos a cada uno de nosotros, por eso el Papa Francisco en el Año Santo, como una muestra de la misericordia de Dios a la redención, nos ha llamado a acogernos y sentir cuánto nos ama el Señor, cuándo me ama el Señor que es capaz de perdonar todos mis pecados y esa es la grandeza de este Año Santo, no hay pecado, lo ha venido repitiendo el Santo Padre Francisco, que no tenga el perdón de Dios, porque Él es rico en bondad y es rico en misericordia”, dijo el Cardenal Brenes.

Su Eminencia aprovechó la eucaristía para recordar con los fieles los 11 años de la partida física del Papa San Juan Pablo II y al mismo tiempo agradecer el nombramiento que le hiciera el Santo Padre antes de su muerte como cuarto Arzobispo de Managua.