Marvin Fabricio Bravo, el hombre que asesino con un machete a su suegro, e hirió severamente a su suegra y pareja, se justificó ante las autoridades afirmando que había ingerido licor y consumido drogas.

El sangriento hecho ocurrió el pasado jueves 31 de marzo, en el reparto Rubén Darío, cuando Bravo presuntamente tuvo una discusión con su pareja, Ligia Martínez, de 24 años.

La pelea se tornó violenta y cuando el papa de la joven, Máximo Humberto Esquivel, de 87 años, intentó defenderla, el asesino le propinó varios machetazos hasta prácticamente decapitarlo.

Luego, Bravo arremetió contra la joven y su mamá, la señora María Mercedes Ponce, de 64 años.

“Yo sólo sé que estaba tomando y llegué a la casa de mi mujer, tuvimos una discusión y le tiré la comida… de ahí no recuerdo nada más, cuando la policía me captura yo estaba en una hamaca en el reparto Tomás Borge”, declaró el asesino, citado por TN8.

“Pueda ser que yo haya matado al señor, pero yo había tomado y había consumido droga, eso a mí me hace daño, porque yo tuve una lesión en la cabeza”, agregó.

Bravo dijo estar “arrepentido” del suceso y pidió “disculpas” a la familia.

El sujeto se encuentra detenido en la delegación central de la policía del departamento de León.

Foto: Twitter