Los puertos chinos han expulsado de los primeros diez puestos a los nipones y norteamericanos según el volumen de transporte de cargas, de acuerdo con el informe publicado por la Asociación Americana de Autoridades Portuarias basado en los resultados del año 2014.

Si bien en 2003 los diez puertos principales del mundo incluían a las ciudades de Shanghái, Hong Kong y Cantón, en los próximos diez años los chinos avanzaron considerablemente.

En 2014 ocuparon más de la mitad del pedestal portuario, o sea seis puertos de los diez líderes del ranking, con un volumen total de mercancías que comprende los 2,86 mil millones de toneladas.

El nuevo líder absoluto, Shanghái (678 millones de toneladas), hizo que Singapur le cediera el liderazgo en el ranking. Junto a ellos, en la primera decena entraron el puerto australiano Port Hedland, el europeo Rotterdam y el surcoreano Busan. Los puertos estadounidenses en el sur de Lousiana y Houston que anteriormente ocupaban el quinto y sexto lugar de la calificación, abandonaron la lista. La misma suerte corrieron los puertos japoneses de Nagoya y Chiba.

Los expertos del sector de transporte de cargas apuntan a que dicha estadística va conforme con la lógica de la "fábrica mundial" creada en China. Así, en los últimos 12 años prácticamente todos los principales productores de bienes de consumo del mundo trasladaron sus actividades a China. Se trata, en especial, de los productores de ropa y de calzado, así como de electrodomésticos. Estos grupos de mercancías lideraron los traslados marítimos en contenedores desde China.

China invierte cientos de miles de millones de dólares en infraestructura portuaria, es más, gasta fuera de su país. Uno de los más recientes ejemplos es China Merchants Group y Cosco Group que junto con la fundación china de bienestar adquirieron un 65 por ciento de Kumport, uno de los más grandes terminales de transporte de contenedores de Turquía por un monto de casi mil millones de dólares.

Una parte considerable de la inversión china se dirige a la infraestructura de Europa en el marco de la creación de la Ruta Económica de la Ruta de Seda que debe abrir al país asiático el camino directo hacia los mercados occidentales. De momento, se trata, en particular, de la modernización del puerto lituano de Klaipeda, la construcción de un puerto de aguas profundas en Grecia y la ampliación de un puerto en Eslovenia.