El anunciado cierre de las oficinas del Fondo Monetario Internacional (FMI) en Managua, es parte del resultado del sostenido crecimiento económico que viene experimentando Nicaragua, valoró este viernes el Presidente Ejecutivo del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), José Adán Aguerri.

Para Aguerri, el retiro del FMI, patentiza ese compromiso que ha tenido el sector privado y el Gobierno, con la estabilidad macroeconómica, y el crecimiento sostenido que ha tenido el país en los últimos años.

“Realmente el FMI reconoce que aquella situación de emergencia que se vivió en Nicaragua, de seguimiento y fiscalización permanente, ha pasado; ya Nicaragua ha avanzado muchísimo, sostuvo.

Explicó que el cierre de las oficinas del FMI, no significa que el organismo internacional dejará de seguir asesorando al país, sino que continuará viniendo a Nicaragua a realizar diferentes misiones.

“Lo que esto refleja es que ya esa oficina, con ese carácter que tenía de urgencia en aquel momento, ya no es necesaria. De hecho en los últimos 4 años, el FMI ha venido cerrando en alrededor de 4 oficinas en la región latinoamericana, se están quedando de 10 con 6 oficinas”, precisó.

El Presidente del Cosep, valoró en positivo que Nicaragua no requiera de una oficina permanente del Fondo Monetario Internacional, producto de su importante crecimiento y buenos indicadores financieros.