En declaraciones a la Revista En Vivo, en Multinoticias Canal 4, Mejía explicó que la institución que dirige mantiene una vigilancia permanente sobre los sismos que han estado ocurriendo en la región así como las condiciones climatológicas, informando de manera directa a la Presidencia de la República, a la Secretaría Ejecutiva del SINAPRED y Defensa Civil.

“Nosotros permanentemente mantenemos una observación meteorológica y hacemos una vigilancia de los fenómenos sísmicos y volcánicos de manera permanente las 24 horas y los siete días de la semana, reportando cualquier situación, por ejemplo producto de las replicas del sismo del domingo 26 (seísmo de 7.4 grados en las costas de El Salvador), se generó una actividad sísmica frente a Masachapa y la hemos venido observando, pero en general ha venido disminuyendo la actividad, el último reporte es de cuatro sismos solamente”, manifestó Mejía.

El funcionario de Ineter detalló que el tema de la vigilancia sísmica es una preocupación permanente del Gobierno por ser Nicaragua un país altamente sísmico, pero también altamente vulnerable a este tipo de sismos, y que la actividad telúrica ocurrida la noche del domingo 26 a 111 kilómetros de las costas de El Salvador y a 130 kilómetros de Corinto, fue un fenómeno que no fue sentido por la población y que está siendo investigado por los especialistas del Ineter, dado que el mismo provocó una cantidad de replicas, que han ido disminuyendo con el paso de los días.

“Aparecieron otros fenómenos de marejadas y olas, también emitimos un boletín informativo sobre este tema, sobre todo que son olas que revientan con bastante fuerza y cuando se unen a la marea alta entonces pueden provocar mayor oleaje y mayor fuerza, entonces permanentemente estamos vigilando todos estos fenómenos”, agregó Mejía.

Mejía señaló que producto de ese trabajo de vigilancia también se realiza un monitoreo de las actividades volcánicas y que en ese particular los vulcanólogos del Ineter están vigilando el Volcán Télica, que ha presentado recientemente una actividad microsismica, expresada también por la columna de gases, pero que no es de gran relevancia, debido a que vivimos en un planeta dinámico.

Habrá poca lluvia

Por otro lado, el director de Ineter, afirmó que en lo que respecta al campo meteorológico se tienen condiciones favorables, un cielo despejado, un sol brillante y pocas nubes, lo que se debe principalmente a la influencia que están ejerciendo las altas presiones que están impidiendo la producción de lluvia.

Indicó que para los meses de septiembre y octubre, es probable que se registre una disminución de las lluvias, con excepción principalmente de la Costa Caribe y los municipios cercanos al Caribe.

Añadió que el huracán Isaac se ha disminuido y que por ende ya no representa ningún peligro, así como el huracán Kirk que ya se degradó a tormenta tropical y que ya no se tienen amenazas desde el punto de vista meteorológico para Nicaragua.

“Según las perspectivas del clima, un especialista nos ha señalado que probablemente a finales de octubre finalice el periodo lluvioso, es decir que en noviembre y diciembre vamos a tener menor cantidad de lluvias”, dijo Mejía.

Estamos bajo condiciones de El Niño

Marcio Baca, director general de Meteorología de Ineter, informó que en Centroamérica ya estamos bajos las condiciones de El Niño, aunque este está iniciando su gestación y por tanto se tiene a un Niño débil y que representará un déficit de 10 a 15% en las precipitaciones.

Afirmó que como esos déficits de lluvias no son muy altos, no generarán ningún daño importante a la agricultura nicaragüense.

Según Baca, El Salvador, Honduras, Guatemala, Belice y Panamá también presentarán ligeros déficits de lluvias, aunque Costa Rica no lo experimentará en su parte Centro Sur, aunque si en la parte adyacente Costa Rica-Nicaragua.