En materia académica, uno de los primeros frutos del proyecto del Canal Interoceánico es la revitalización de los estudios arqueológicos en Nicaragua.

En el mes de diciembre se realizaron excavaciones en sitios de interés arqueológico en la ruta del Canal. Esta labor fue dirigida por el arqueólogo e historiador Patrick Werner y la Coordinadora del Centro Arqueológico de Documentación e Investigación de la Universidad Nacional Autónoma de Nicaragua (UNAN-Managua), Sagrario Balladares, quienes a cargo de un grupo de estudiantes de arqueología de esa casa de estudios pudieron realizar importantes hallazgos acerca de la forma de vida de las antiguas poblaciones precolombinas.

Balladares agradece a HKND Group la oportunidad de que ellos acompañen este esfuerzo, ya que permite que los estudiantes puedan desarrollar sus habilidades investigativas.

“Esta es una oportunidad muy grande y por supuesto que el papel de los estudiantes es un papel fundamental porque ellos están con toda la voluntad, con todas las ganas de descubrir, las ganas de profesionalizarse y de desarrollarse”, indica.

El Secretario General de la UNAN-Managua, Luis Alfredo Lovato, recuerda que cuando en 1996 la universidad abrió la carrera de arqueología hubo muchos que se preguntaron si valía la pena impartirla en Nicaragua.

“Ahora lo estamos viendo, estamos viendo los frutos”, señala.

A su criterio los hallazgos arqueológicos en la ruta del Canal tienen un valor gigantesco para la ciencia.

“Están viniendo ya estudiosos a interesarse por todo este significado, y nosotros como académicos nicaragüenses, como parte de este pueblo, estamos también en la línea de contribuir día a día con este desarrollo”, asegura.

Lovato refiere que materializar un Canal Interoceánico requiere no solo una excavación de tierra sino que implica componentes sociales, culturales y económicos de gran importancia.