Alrededor de 270 miembros de equipos de rescate de India con apoyo del Ejército buscan bajo los escombros de una carretera elevada derrumbó hoy en Calcuta, con la esperanza de aún hallar personas con vida, dejando al menos 16 muertos y 78 heridos, informaron a EFE fuentes oficiales.

El número de fallecidos es de al menos 16 y el de heridos 78, según los últimos datos, aunque "no se sabe cuántos están atrapados", dijo inspector de la Policía de Calcuta D. Chatterjee.

La infraestructura se encontraba en construcción en el momento del derrumbe. Bomberos y residentes trataban de rescatar a personas atrapadas bajo la estructura de hierro y cemento que se vino abajo cerca del parque Girish, en un importante área comercial de la ciudad.

Una cámara de seguridad en el lugar recogió imágenes de la construcción derrumbándose sobre peatones, vehículos y tiendas.

"Cinco de nuestros equipos, con 270 integrantes, trabajan en el lugar y están otros cinco de camino, con lo que serán unos 500 trabajando allí en las próximas horas", afirmó el comandante adjunto de la Fuerza de Respuesta de Desastres Nacionales del país asiático (NDRF, en sus siglas en inglés), Anil Shekhawat.

"Hay un número indeterminado de gente atrapada", dijo Anurag Gupta, asesor de Operaciones de la Autoridad Nacional de Gestión de Desastres de la India (NDMA, por sus siglas en inglés).

Gupta indicó que los equipos de emergencias con ayuda del Ejército "emplean todo tipo de recursos en sus trabajos allí, como cámaras, sensores o perros adiestrados para encontrar gente, además de la maquinaría" para retirar escombros.

El primer ministro indio, Narendra Modi, de viaje oficial en Estados Unidos, expresó a través de Twitter sus condolencias a las familias de los fallecidos y su deseo de pronta recuperación a los heridos, tras mostrarse "impactado y entristecido" por el suceso.

Los derrumbes son frecuentes en la India, a menudo debido al precario estado de las infraestructuras y a la falta de mantenimiento, factores alimentados por la corrupción y prácticas ilegales que dominan el sector de la construcción.