Al menos una persona murió y doce resultaron heridas al estallar nueve bombas entre anoche y hoy en el sur de Tailandia, región escenario de un conflicto independentista que ha causado más de seis mil 500 muertos desde 2004.

La víctima mortal es un pintor, y seis de los heridos, dos de ellos en estado crítico, forman parte de la unidad de artificieros, según fuentes policiales citadas por el diario local The Nation.

Los otros seis heridos son un civil que pasaba cuando estalló una de las bombas y cinco policías víctimas de tres artefactos que estallaron en la carretera de Na Wang.

La serie de explosiones ha tenido lugar en la provincia de Pattani, donde los artificieros consiguieron desactivar un artefacto colocado cerca del cementerio en Bang Pu.

Los atentados con armas ligeras, asesinatos y ataques con explosivos se repiten periódicamente desde entonces en las provincias sureñas de Pattani, Yala y Narathiwat, de mayoría musulmana y etnia malaya, pese al despliegue de unos 40 mil miembros de las fuerzas de seguridad y la vigencia del estado de excepción.

Más de seis mil 500 personas han muerto en el sur de Tailandia desde que el movimiento separatista musulmán reanudó la luchar armada en 2004, después de una década de letargo.

Los insurgentes denuncian la discriminación que sufren por parte de la mayoría budista del país y exigen la creación de un Estado islámico que integre estas tres provincias, que configuraron el antiguo sultanato de Pattani, anexionado por Tailandia hace un siglo.