Las altas temperaturas que prevalen en Nicaragua provocan lo que en términos médicos se conoce como golpes de calor, una reacción que genera el cuerpo al exponerse a las inclementes temperaturas y actividades físicas, provocando desmayos, mareos y descompensación en la presión arterial.

Ante esta situación, el doctor César Castillo, Director del Centro de Salud Pedro Altamirano, instó a la población a tener sumo cuidado y tomar las medidas pertinentes para evitar mayores afectaciones debido al calor.

“El mayor cuidado debe ser con los adultos mayores, niños y mujeres embarazadas, quienes son más susceptibles a las altas temperaturas, lo más recomendable es usar ropa adecuada de algodón, permanecer en áreas bajo sombra y sobre todo estar atentos con los medicamentos en el caso de los pacientes crónicos ya que están más expuestos a las descompensaciones de sus enfermedades” refirió.

La alimentación y la ingesta de líquidos, es otro de los factores que deben ser tomados en cuenta para garantizar una debida hidratación, puesto que la sudoración provocada por el calor genera la pérdida de abundantes líquidos de nuestro cuerpo.

“Debemos comer bastantes frutas y verduras ya que estas contienen vitaminas y líquidos, además se deben ingerir al menos ocho vasos de agua al día sobre todo las personas con sobrepeso, puesto que el cuerpo contiene más grasa que líquidos y eso nos expone más a los golpes de calor” finalizó.