La estabilidad macroeconómica y el crecimiento que Nicaragua ha experimentado desde la conclusión del programa de Servicio de Crédito Ampliado en 2011, son dos de las razones que llevaron a los directivos del Fondo Monetario Internacional (FMI) a cerrar la oficina del representante residente en Managua a partir del 1 de agosto de 2016.

“El FMI está comprometido a mantener la cooperación estrecha y el diálogo abierto que ha caracterizado sus relaciones con Nicaragua en las últimas 2 décadas, y seguirá proporcionando asesoramiento sobre políticas de alta calidad y asistencia técnica a través de visitas periódicas del personal del FMI”, dijo el representante del FMI, Juan Zalduendo.

Por su parte el presidente del Banco Central de Nicaragua (BCN), Ovidio Reyes Ramírez, declaró que entre 2011 y 2015 el crecimiento económico se ha consolidado, la inflación se ha mantenido en un dígito, los déficit fiscales han sido bajos y la deuda pública se ha reducido.

Reyes también subrayó el comportamiento de la inversión privada nacional y extranjera, la que ha presentado un dinamismo positivo, así como las exportaciones de bienes y servicios que han venido creciendo.

Los representantes del FMI destacan el excelente manejo de la macroeconomía nicaragüense con un alto componente de inversión social y con resultados positivos en la reducción de la pobreza.

“Cuando uno mira las estadísticas de pobreza, la información que hemos tenido en los últimos 6 meses demuestran una baja significativa en los niveles de pobreza en Nicaragua, claramente el país tiene muchas necesidades y eso parte del desafío del desarrollo económico pero lo importante es que la tendencia es a la baja”, expresó Zalduendo.

El funcionario del FMI aseguró que en el periodo que residió en Nicaragua, poco más de tres años, ve una economía pujante, con actividad económica, aunque todavía existen muchos desafíos por lograr una mayor reducción de la pobreza.

“Lo importante a destacar es que las estadísticas muestran que ha habido un proceso de reducción relativamente rápido respecto a lo que se discutió a fines del 2015 […] la inflación se ha mantenido estable, los déficit fiscales se han mantenido sostenibles, la tendencia a la deuda es a la baja, todos estos son factores positivos, el crecimiento económico de Nicaragua ha sido sostenido y ejemplar para la región, apuntó.

Cabe señalar que Nicaragua suscribió cuatro programas de mediano plazo con el FMI durante el período 24 de junio de 1994 al 31 de octubre de 2011. Durante esos años, Nicaragua reforzó los principales balances macroeconómicos y la restructuración de la deuda pública.