Un estudio presentado esta semana por Nature Geoscience asegura que los niveles de CO2 que durante los últimos años ha tenido el planeta llegaron a niveles récord. Desde hace más de 66 millones de años la atmósfera de la tierra no tenía niveles tan altos.

El estudio añade que la liberación de carbono de fuentes antropogénicas alcanzó un máximo histórico en el año 2014 y desde entonces los niveles permanecen muy elevados.

En el análisis los científicos toman como referencia la época de los dinosaurios cuando hubo una liberación masiva de depósitos de carbono naturales de la tierra a la atmósfera, aunque su origen no ha sido bien precisado. Sin embargo, se sabe que en aquellos tiempos la enorme concentración de CO2 elevó en cinco grados Celsius la temperatura, lo cual generó sequía, inundaciones, plagas de insectos y extinciones.

Los niveles actuales de concentración coinciden con los reportes recientes de la Organización Meteorológica Mundial, según los cuales el año 2015 fue el más caluroso de los conocidos en los registros históricos. El año pasado la temperatura subio 0,13 grados con relación a la de 2014, el año que ya había marcado un récord de temperatura.

La situación difícilmente cambiará pues actualmente se está descargando anualmente unas 10 mil millones de toneladas de carbono, cifra con tendencia al alza, lo que probablemente generará mayores temperaturas.

El estudio de Nature Geoscience señala que como la actual tasa de liberación de carbono antropogénico no tiene precedentes en los últimos 66 millones de años, se sugiere que tal estado no-analógico "representa un reto fundamental en la limitación proyecciones climáticas futuras".