El presidente de los Estados Unidos Barack Obama pronunció un discurso ante la sociedad civil cubana en el Gran Teatro de La Habana “Alicia Alonso”, una de las últimas actividades de su visita oficial a Cuba, que concluye este martes.

El mandatario norteamericano valoró el avance en las relaciones bilaterales.

Obama reconoció una vez más este martes desde Cuba que su país venía implementando una política de bloqueo que no estaba funcionando.

"Había que tener valor para reconocerlo", afirmó.

"Había que tener valor para reconocer esa verdad, que es una política de aislamiento (bloqueo) que solo afectaba al pueblo cubano, y no al Gobierno y pensamos en la necesidad de no tener temor al cambio, sino a buscar el cambio", declaró el mandatario, quien minutos antes rechazó los atentados terroristas de este martes ocurridos en Bélgica que dejaron al menos 34 muertos.

“Como Presidente de EEUU le solicito al Congreso que levante el embargo”, dice Obama y recibe una ovación de pie en el Gran Teatro de La Habana. Reconoce el potente sistema educativo cubano.

Obama comentó que mucha gente, tanto en Cuba como en EE.UU., ha sufrido por el aislamiento entre las naciones, "por eso es necesario acabar con ello", sentenció.

"Me preguntan por qué ahora, yo les digo porque lo que EE.UU. estaba haciendo no estaba funcionando", destacó.

Ofreció al pueblo cubano un saludo de paz pese a las diferencias reales que existen entre ambos países, "estoy seguro que (el presidente Raúl) Castro dirá lo mismo porque lo he escuchado".

"Millones de nuestra gente comparte la misma religión, la misma fe, a pesar de las diferencias, el pueblo comparte valores similares, sentido de patriotismo y orgullo, un profundo amor por la familia y sus hijos", comentó.

Enfatizó que seguramente tendrán muchas diferencias en la paz, la estabilidad, en la región, pero aseguró que desde que inició su Gobierno ha instado a los estadounidenses a que dejen atrás las barreras ideológicas y el drama del pasado.

El mandatario no dejó de agradecer la cálida bienvenida que recibió tanto él como su familia y toda la delegación estadounidense, quienes se encuentran en La Habana desde el lunes. "Ha sido un honor extraordinario", manifestó.

Obama aseguró que cree en el pueblo cubano y llamó a los jóvenes a ver el futuro con esperanza, respecto a la posibilidad de que termine el bloqueo.

“Los Estados Unidos no tiene ni la capacidad ni la intención de imponer cambios en Cuba. Los cambios dependen del pueblo cubano. No vamos a imponer nuestro sistema político y económico. Reconocemos que cada país, cada pueblo debe forjar su propio destino”, afirmó Obama.

Obama dice que EE.UU. no es una amenaza para Cuba

El mandatario estadounidense se dirigió a su homólogo cubano diciéndole que no debe temer a EE.UU. como una amenaza para su nación. "al presidente Castro le agradezco su presencia y le manifiesto nuestro compromiso y respeto a la soberanía de su país".

Resaltó el gran servicio que Cuba le ha brindado al mundo como es el caso de los miles de médicos que han salvado vida y por ello, destacó que pueden seguir con esa misma cooperación.

“Yo sé la historia”. Recuerda los apetitos estadounidenses antes y después de 1959, cuando triunfó la Revolución entre otras cosas por la injerencia norteamericana. “No no voy a estar atrapado por el pasado”, añade.

Obama habla de los derechos universales bajo el prisma estadounidense -democracia, libertad de expresión, elecciones libre-, y cuenta su historia, que lo llevó de una familia de pocos recursos y una madre soltera, a la Presidencia. “Es una prueba de la libertad de mi país”, aunque reconoce que “no es fácil” y que la democracia en su país “no es perfecta”.

“Nadie puede negar el servicio que miles de médicos cubanos han llevado a los pobres, a los que sufren”, y propone seguir la colaboración con Cuba, como la que se produjo durante la epidemia del ébola en Africa. Reconoce también el papel de Cuba como mediador en los esfuerzos de paz en Colombia, y recuerda que él y Raúl estuvieron juntos honrando a Nelson Mandela, en Johannesburgo.

En su segundo y último día en la isla, Obama afirmó “Cultivo una rosa blanca”, citando al prócer José Martí en un poema dedicado a los amigos y la paz.”Yo creo en el pueblo cubano”, dijo el presidente entre aplausos.

“No solo vamos a normalizar relaciones con el Gobierno de Cuba, sino con todo el pueblo cubano”, aseguró el mandatario en su discurso retransmitido en directo por la televisión y radio de Cuba.

Obama llegó al Gran Teatro Alicia Alonso de La Habana, donde fue recibido a la entrada por el presidente Raúl y saludó también a la directora del Ballet Nacional de Cuba, la legendaria bailarina Alicia Alonso; así como al canciller cubano, Bruno Rodríguez.

Obama ofreció su discurso desde el escenario del Gran Teatro donde lucían dos grandes banderas, la cubana y la estadounidense, en el telón de fondo, más otras dos detrás del atril.

Al salir del escenario, se produjo una ovación para Raúl.