Con mucho fervor religioso, los católicos leoneses celebran la semana mayor en sus distintas expresiones de fe.

La noche del domingo se llevó a cabo una concierto de música sacra en honor a San Benito de Palermo, durante la vigilia que se realiza un día antes del Lunes Santo.

Decenas de personas se congregaron en el atrio de la Iglesia San Francisco para disfrutar del concierto ofrecido por la Banda Musical “Alejandro Vega Matus” del maestro leonés Oswaldo Jeréz.

“Para los que preciamos nuestras tradiciones religiosas, que son un orgullo de nuestros pueblos, nos llena de felicidad poder ser parte de estas actividades tan bonitas”, expresó Carmen Gutiérrez, habitante del barrio Zaragoza, quien tenía 9 años de vivir en el extranjero.

“Mi devoción hacia esta imagen milagrosa viene desde muy pequeña, ya que mi madre nos vestía de luz y veníamos a barrer la iglesia”, dijo Marina Álvarez, promesante.

Mientras que la mañana del Lunes Santo se celebró la tradicional repartición de chicha de maíz, donde los fieles católicos cumplen sus promesas por los milagros recibidos por la venerada imagen.

El Instituto Nicaragüense de Turismo y la Alcaldía del Poder de las Familias y las Comunidades del municipio de León atendieron esta actividad, donde se repartieron decenas de barriles de chicha a cientos de promesantes que llegaron desde las distintas comunidades y barrios de León, asimismo a turistas nacionales y extranjeros que visitan Nicaragua durante Semana Santa.

“Los devotos realizamos esta tradición de repartir chicha de maíz desde las puertas de nuestras casas, y la hemos heredado de nuestros antepasados”, dijo Allan Enrique Mena, originario del barrio “El Coyolar".

La procesión de San Benito está programada a las 4 de la tarde, donde año con año se pueden apreciar las famosas alfombras pasionarias, hechas por artesanos, a base de aserrín de madera, colorantes y otros materiales.

En esta procesión los fieles cumplen sus promesas vistiéndose de “luz”, utilizando gorritos y túnicas blancas, y acompañando la procesión con candelas negras en las manos.