En el acto estuvieron presentes, además del jefe de las Fuerzas Armadas, general Julio César Avilés y el alto mando militar, el Vicepresidente de la República, Omar Halleslevens; Su Eminencia Cardenal Miguel Obando, quien hizo su primera aparición público desde que fue sometido a una intervención quirúrgica en Costa Rica; la Directora de la Policía Nacional, Aminta Granera; la Secretaria de Defensa, Maritza Membreño; los presidentes de las diferentes instituciones y Poderes del Estado y otros invitados especiales.

El Presidente de la República, durante la ceremonia impuso la orden Ejército de Nicaragua al Coronel General Alexander Nikolaevich Postnikov, segundo jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Rusia.

Igualmente mediante el acuerdo presidencial 156-2012, leído por la Compañera Rosario Murillo, el comandante Daniel ascendió al grado de generales de brigada a los coroneles Ricardo Sánchez Méndez y Héctor Argüello.

El mandatario nicaragüense envió un caluroso saludo a las familias de los soldados y a todos aquellos destacamentos militares que se encuentran desplegados en todo el territorio nacional cumpliendo diferentes misiones.

Recordó que el Ejército de Nicaragua es una institución que nació al calor de la Revolución Sandinista en 1979, convirtiéndose así “en un ejército de hombres y mujeres libres dignos representes de Sandino, de Estrada, de Zeledón”.

Daniel señaló que durante el periodo revolucionario el Ejército nicaragüense fue “uno de los ejércitos más poderosos y más fogueados de América Latina” formándose en el combate, la batalla y en la lucha por la paz.

“Había que batallar, había que entregar la vida para alcanzar la paz. Habíamos nacido de la Revolución para la paz, para la vida, y fue el imperio el que vino aquí a agredirnos”, subrayó.

Quisieron desaparecerlo

Con el arribo al gobierno del neoliberalismo en 1990, señaló que el Ejército fue redimensionado con el interés político e ideológico de querer extinguirlo.

“Todavía sobreviven los filósofos de la tesis de la extinción del Ejército de Nicaragua, porque insisten en que en Nicaragua no debería existir Ejército, simplemente porque no es el Ejército al servicio del imperio y al servicio de los intereses oligárquicos”, afirmó recordando que estos sectores nunca se opusieron a la existencia de la Guardia Somocista.

Gobierno Sandinista está volviendo a fortalecerlo

Con el retorno del Sandinismo al gobierno en el año 2007, se ha sumido el compromiso de fortalecer nuevamente las fuerzas armadas del país.

En este sentido, señaló la importancia de convertir el Ejército en un instrumento “potente en tiempos de paz”, para defender no solo la soberanía nacional y la autodeterminación de los pueblos, sino también los recursos naturales y a las familias nicaragüenses de la plaga del narcotráfico y del crimen organizado.

Esto, de acuerdo al comandante Daniel, demanda más formación y desarrollo cultural, científico, técnico y “de más y mejores instrumentos para la defensa del país”.

“Estamos en esa lucha y estamos viendo resultados porque hoy más que nunca el Ejército está fortalecido en estos nuevos tiempos después del año 1990”, dijo.

Daniel aseguró que hay medios técnicos del Ejército que deben ser repuestos, pero bajo una política de respeto al principio de equilibrio de Fuerzas que Nicaragua firmó en los acuerdos de paz centroamericanos.

Un mundo multipolar VS. quienes quieren dominar el planeta

Durante su discurso el comandante se refirió a la Reunión de Países No Alineados que ha concluido en Irán. “Allí hemos estado presentes nosotros con una delegación que ha encabezado nuestro canciller”, refirió.

Aseguró que al encuentro en Irán asistieron 120 naciones del planeta las cuales se han pronunciado a favor de un mundo multipolar, a lo cual hacen resistencia “las fuerzas imperialistas que se niegan a desaparecer” y que a partir de la desaparición del bloque soviético apostaron a dominar a las demás naciones.

Esa política, afirmó, que ha fracasado provocando un gran baño de sangre en el planeta pasando por encima del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas e invadiendo países como Afganistán, Irak e imponiéndose también en Libia donde fue asesinado el jefe de esa nación, Muhamar Gadafi.

Sin embargo, en esos países dicha política ha fracasado no logrando hasta la actualidad imponerse tal como había sido planificado.

“Se revierten esas políticas de ocupación, porque al final los pueblos son los que determinan su propio camino”, destacó, advirtiendo las buenas relaciones entre Irak e Irán, a despecho ello del gobierno norteamericano.

Daniel señaló no obstante el peligro de nuevas invasiones como sería la posible intervención armada a Siria.

En el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, los únicos países que han resistido a estas amenazas son Rusia y China, aseguró. América Latina y en particular la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) han brindado su firme apoyo a dicha postura de no intervención y de que se promueva el diálogo, la negociación y la paz.

La crisis del neoliberalismo, de acuerdo a Daniel, no es solo de orden político, sino también económico.

“La crisis está en lo que son las bases mismas del capitalismo global y no encuentran salida”, afirmó.

Daniel señaló la importancia de derrotar la pobreza y seguir batallando contra el narcotráfico y el crimen organizado.

Destacó igualmente el fortalecimiento de la unidad Centroamericana, Latinoamérica y Caribeña dentro de la CELAC, como también la unidad en el ALBA, donde se aboga por el establecimiento de los principios de complementariedad, solidaridad y comercio justo. Para Daniel un modelo como éste también puede representar una alternativa para los países desarrollados.

Reitera apoyo a diálogo en Colombia

El mandatario nicaragüense felicitó nuevamente al gobierno del presidente colombiano Manuel Santos, quien “desafiando las fuerzas más reaccionarias” y “más conservadoras” ha dado el paso de llamar al diálogo a las fuerzas guerrilleras de las FARC.

Este proceso de búsqueda de la paz ha contado con el respaldo de Cuba y Venezuela. En este sentido recordó que los enemigos de la paz son los que mantienen bloqueada a Cuba y mantienen en prisión a cinco patriotas de ese país caribeño.

Esas mismas fuerzas son las que conspiran en contra de la Revolución Bolivariana que lidera el comandante Hugo Chávez. Denunció que en las  elecciones de octubre en Venezuela estas fuerzas apuntan que habrá un fraude y con ello tratar de promover un clima de violencia, tal y como ya se ha empezado a manifestar.

Daniel confía en que en el mundo finalmente se imponga la paz, porque esa es la vocación de la humanidad.

En el caso de Nicaragua, aseguró, se cuenta también con un Ejército con vocación de paz, aun y cuando este tiene el deber y la obligación de resguardar y defender la soberanía nacional.