El aspirante a la candidatura demócrata Bernie Sanders se niega a retirarse de la liza pese a sugerencias del presidente Barack Obama de unir fuerzas detrás de su rival, la exsecretaria de Estado Hillary Clinton.

En declaraciones en la noche del jueves a la cadena MSNBC, el senador por Vermont dijo que sería "absurdo" pensar que se retiraría de la carrera por la Casa Blanca en el corto plazo.

Cuando aun restan primarias en estados importantes donde los electores no expresaron su voto sobre el probable candidato partidista creo que es absurdo para cualquiera que sugiera que estas personas no tienen derecho a emitir un sufragio, puntualizó.

En una reunión a puerta cerrada con donantes demócratas en Texas la semana pasada, Obama instó a reunirse alrededor de Clinton, sosteniendo que la campaña del senador se acerca a su final, según informó el diario The New York Times.

Sanders espera recibir mayor apoyo que la puntera en las primarias próximas, lo que le permitirá arribar a la convención de julio con un gran número de delegados, algo que contrasta con la amplia victoria alcanzada por la fémina en el más reciente concurso en el cual obtuvo los cinco estados en disputa.