A los indiciados en este proceso, les cayó como “agua fría” la decisión del judicial, quien no dio a lugar a los alegatos presentados por los cinco abogados defensores, que pidieron no admitir esta nueva acusación porque a los 18 mexicanos no se les encontró ni un solo paquete de droga.

Además de admitir la acusación por el delito de transporte internacional de droga, el Juez Arias dio luz verde a la solicitud hecha por el Fiscal Especial Francisco Javier Morazán, de ampliar el tiempo estipulado de investigación, a fin que la Policía Nacional y demás instituciones involucradas, puedan aportar mayores pruebas que permitan sostener las acusaciones.

Con la admisión de acusación, los mexicanos ahora tendrán que enfrentar los delitos de lavado de dinero, crimen organizado y transporte internacional de estupefacientes.

“Considero que los alegatos de los abogados defensores carecen de todo fundamento, por cuanto la ampliación de la acusación formulada por el Ministerio Público le ha permitido a esta autoridad determinar, que los hechos han sido ampliados en esta acusación han sido establecidos de forma clara, precisando que los 18 acusados además de haber tratado de vulnerar los sistemas de seguridad del país, mediante la introducción de más de 9 millones de dólares (…) realizaban también la labor de transporte de estupefacientes, en dirección de sur de la región con destino a México”, dijo el juez segundos antes de admitir la acusación.

Morazán durante su exposición, detalló de forma cronológica las horas, días y fechas en que fueron detenidos los procesados y especificó la forma como pretendieron burlar a las autoridades aduaneras y migratorias, con el fin de trasladar hacia Costa Rica, los 9 millones 255 mil 631 dólares encontrados en cuatro de los seis vehículos Vans marca Chevrolet, en que se transportaban los mexicanos.

Recordó que los acusados fueron retenidos el 20 de agosto pasado y posteriormente trasladados a nuestra capital, a fin de comprobar la versión que trabajan para la empresa televisora mexicana, misma que se ha desligado de cualquier relación. Morazán presentó al Juez un informe de los movimientos migratorios en nuestro país, de todos los acusados.

El representante del Ministerio Público indicó que tras una revisión minuciosa a los vehículos se encontraron 258 paquetes conteniendo los millones de dólares antes detallados y que al hacerse la prueba syntech trex 2200 a cuatro de los seis unidades móviles, esta dio positivo en trazos o partículas de cocaína.

Agregó que estos 18 sujetos cumplían una doble función, como era el traslado de dinero en efectivo hacia Costa Rica y posteriormente desde ese país, el transporte de los estupefacientes en los mismos compartimentos o caletas diseñados en cinco de los seis vehículos ocupados a los mexicanos.

Los supuestos trazos o partículas de cocaína fueron encontrados en los vehículos con placas 886-XCR, 444-XCJ, 571-XXD y 848-XBG. Los otros dos vehículos portan las placas mexicanas 165-XCC, 411-XWY.

Detalla la acusación ampliada, que los mexicanos hicieron el último traslado de droga con fecha 9 de junio cuando ingresaron por el puesto de Peñas Blancas, proveniente desde Costa Rica y  abandonaron el país un día después, por el puesto fronterizo El Espino, al norte del país, con rumbo a México. Para hacer este traslado utilizaban supuestamente la ruta terrestre Peñas Blancas, Rivas, Granada, Masaya, Managua, Sébaco, Estelí hasta llegar a Nueva Segovia, puesto fronterizo Las Manos y en otras ocasiones utilizaban El Espino.

Defensores protestan decisión judicial

Recordó que dentro de los vehículos con logos de Televisa, se encontraron una gran cantidad de celulares, 16 radios comunicadores de gran alcance, equipos televisivos, micrófonos y consolas de sonidos, todo bien preparados para hacer más creíble la fachada de periodistas. También Morazán informó que dentro de estas unidades fueron encontrados bolsas al vacio, maquinas eléctricas especial con la que compactaban los paquetes de dinero o droga, además les impregnaban un aditivo para burlar el olfato de la técnica canina en los puestos fronterizos.

Dentro de sus peticiones, Morazán solicitó mantener el anonimato de varios oficiales de policía que participaron en los procesos investigativos.

Los cinco abogados defensores después de escuchar la decisión de Arias, cada uno por separado dejó sentada su protesta por la admisión de la acusación de transporte internacional de droga, ya que consideran que al no haberles encontrado cocaína de forma física, el delito no existe.

Igualmente solicitaron que a sus defendidos les sea permitido el cambio de ropa, ya que a la fecha aún visten las mudas con las que fueron detenidos el pasado 20 de agosto.

También solicitaron atención médica para los detenidos Juan Luis Torres, Guillermo Villagomez Hernández, que aseguran tener problemas médicos.

El abogado Ricardo Ramírez está a cargo de la defensa de Juan Alfredo Rivera Vásquez, Julio César Alvarado Salas e Iván César Pacheco. La doctora Javiera García Curtis defiende a Raúl Alejandro Salinas Hernández, Cecilio Torres Gutiérrez e Iván Ricardo Cano Zúñiga.

La abogada  Johanna Fonseca está a cargo de Juan Luis Torres Torres, Guillermo Villa  Gómez Hernández y Valentín Delgado Guillén. El abogado Mike Franklin Woo tiene a cargo la defensa de los procesados Oswaldo López Uribe, Pablo Sosa Guerra y Rodolfo Jiménez Camacho.

El doctor Ramón Rojas Urroz tiene la responsabilidad de defender a los otros seis acusados, en este caso la supuesta líder del grupo Raquel Alatorre Correa, Pablo Gustavo Reyes Arce, Salvador Guardado Núñez, Alfredo Omar Hernández, Alfonso Martínez Meras y Omar José Castillo Amaya.

Los acusados a través de sus defensores dijeron sentirse abandonados por la embajada mexicana en nuestro país, que a pesar que ya le fue notificada judicialmente su condición de acusados de tres delitos, aún ningún diplomático consular se ha presentado a brindarles auxilio. También pidieron  poder comunicarse con sus familiares en México.