Preparados para enfrentar un terremoto y posterior tsunami se encuentran los pobladores de la zona costera de Masachapa, en el municipio de San Rafael del Sur, quienes este jueves participaron en el Ejercicio Nacional de Protección frente a Desastres.

Este fue el primer Ejercicio Multiamenazas del año, y en esta localidad del Pacífico nicaragüense contó con la participación de de cientos de jóvenes, niños y adultos, quienes con el debido acompañamiento del Sinapred, la Defensa Civil y las autoridades locales, pudieron afinar los planes de evacuación y atención orientados por el Gobierno Sandinista.

El banderillazo para que todo entrara en acción se dio a las 10:00 de la mañana ante un hipotético terremoto magnitud 8.0. En ese preciso momento sonaron las sirenas de las costas, e inmediatamente los estudiantes empezaron a salir de sus salones de clase, y los pescadores y resto de habitantes de Masachapa a alejarse lo más posible del mar.

Población está consciente

Por su parte, las brigadas de rescate se abocaron a socorrer a los heridos y en conjunto con las instituciones de socorro como la Policía Nacional, el Ejército de Nicaragua y el Ministerio de Salud, a evacuarlos hacia el parque central, el cual es un punto lo suficientemente alto para evitar el embate de las olas.

De acuerdo al alcalde de San Rafael del Sur, Noel Cerda, lo más importante del plan desarrollado fue el involucramiento de la ciudadana y la conciencia de ésta de que hay que estar preparados ante cualquier calamidad.

Cada vez más fortalecidos

Destacó que algo igualmente fundamental fue la reducción del tiempo de evacuación, ya que este pasó de 7 minutos en el anterior ejercicio, a 6 minutos en el realizado este jueves.

Especial énfasis hizo en el gran despliegue juvenil, ya que ello permitirá que en cualquier momento puedan “salvaguardar la vida de ellos y la de sus familias”.

“Se siente que vamos fortaleciendo el ejercicio, se siente que hay más entusiasmo de la gente, aunque no participan muchos, pero sí ya saben lo que estamos haciendo”, refirió el alcalde, agregando que el personal de los hoteles, restaurantes y empresas privadas estuvieron igualmente activados durante todo el ejercicio.

Listos para evacuar

Luisa Monge, es pobladora de Masachapa, y manifestó que ellos saben que viven en una zona de peligro y que por tanto hay que estar preparados para evacuarla en el caso de que sea necesario.

“Si ocurre un sismo ya sabemos que hay que ir a la zona de seguridad, siempre tener a los hijos de la mano, no perderlos en ningún momento. Aquí hay una alarma y si se da un terremoto es lo primero que suena”, aseguró Monge.

Unos que se mostraron bien activos fueron los estudiantes y docentes del Colegio República de Ecuador. La maestra Ruth Sánchez, expresó con los niños constantemente realizan prácticas de evacuación porque efectivamente el estar cerca de la playa es un factor de mayor riesgo.

“Lo que queremos es que si se da un sismo los alumnos ya sepan qué hacer y hacia dónde ir. Porque eso es que hemos trabajado con las autoridades, que ellos nos orienten y nosotros poder implementar las acciones con los estudiantes”, señaló la maestra.

Cristian Antonio Chávez, estudiante de octavo año en este colegio, fue uno de los cientos de jóvenes que llenaron las calles de Masachapa en el ejercicio de evacuación. Al abordarlo era evidente su compenetración con el plan ejecutado y con los objetivos planteados por las autoridades tanto nacionales como locales.

“Creo que es importante, porque en el dado caso que ocurra algo vamos a poder salir, vamos a poder tomar las medidas de seguridad. Nosotros ya sabemos que si suena el timbre (del colegio) y la sirena del faro debemos evacuar inmediatamente, refirió Chávez.