Las bocinas que daban inicio al ejercicio de protección frente a desastres sonaron y de manera inmediata los trabajadores del edificio del Correos de Nicaragua iniciaron el proceso de auto evacuación, saliendo de manera ordenada de sus oficinas para colocarse en los corredores y seguidamente abandonar las instalaciones para dirigirse a la zona de seguridad ya establecida.

Ejercicios anteriores permitieron que esta vez la evacuación se lograra en menor tiempo, mostrando una vez más la preparación con la que cuenta la población, quienes disciplinadamente cumplieron con los procedimientos adecuados y pertinentes de una auto evacuación.

“En esta ocasión el resultado del ejercicio fue mejor que en ocasiones anteriores, lo que indica que la gente ha venido tomando conciencia de la situación en la que vivimos, en cualquier momento se puede presentar un fenómeno natural y nuestro edificio es bastante viejo, por ello la importancia de asumir con seriedad los ejercicios de protección” expresó Dámaso López, Enlace Técnico de Sinapred y Correos de Nicaragua.

El edificio cuenta con un personal de 267 trabajadores de los cuales ha surgido una brigada de primeros auxilios, quienes han sido capacitados previamente para atender de manera inmediata a sus compañeros en caso de ser necesario.

“Nos han brindado charlas de primeros auxilios, técnicas de evacuación y rescate, lo que nos va a permitir atender a nuestros compañeros si se presentase un siniestro porque lo más importante es atender al paciente mientras vienen los cuerpos de rescate. Considero que estamos preparados para enfrentar una situación similar a la que hoy estamos ejercitando” manifestó Juan Ramón Vallejos.

Población más activa en desarrollo de ejercicios de protección

Muchos han protagonizado ejercicios similares al de hoy, sin embargo la población afirma que siempre es importante estar en constante práctica ya que la mejor manera de enfrentar una situación real es manteniendo la calma y poniendo en práctica cada una de las medidas de seguridad, las que también desarrollan en sus hogares.

“Nos estamos preparando ante una emergencia real, siempre sabemos que lo más importante es mantener la calma, salir en orden y ayudar a nuestros compañeros, mi valoración de este ejercicio es que hemos mejorado en cuanto a los anteriores pues esta vez participamos todos y salimos en menor tiempo del edificio”, refirió Conny Fletes.

“Con el desarrollo de este ejercicio estamos a la expectativa de una emergencia, sabemos que en un hecho real tenemos que salir del edificio en el menor tiempo posible pues lo importante es garantizar nuestras vidas. Este ejercicio nos ha permitido capacitar a nuestras familias para que ellos también estén preparados y actúen adecuadamente al momento de un terremoto”, finalizó Alma Rosa Abarca.