Las autoridades aconsejan a los residentes que viven a lo largo de la costa oriental de la isla Samar que se traslade a las zonas más altas.

"El terremoto fue muy fuerte y entre los huéspedes del hotel empezó a cundir el pánico. La mayoría salió a la calle", dice el jefe de seguridad en el hotel Marco Polo de la ciudad de Davao, a unos 250 kilómetros al sur de Guiuan.

El terremoto hizo saltar las alarmas de tsunami en algunas regiones de Indonesia, Filipinas, Taiwán, Japón, Guam, Papúa Nueva Guinea u otras áreas, informó el Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico. Pero poco después las alertas fueron canceladas para todas las aéreas, excepto Indonesia y Filipinas.

También se informa que el aviso de tsunami para Hawai fue cancelado, aunque algunas áreas costeras podrían experimentar leves cambios de nivel del mar y así como registrar fuertes corrientes que podrían durar varias horas.

Filipinas se localiza en el llamado Anillo de Fuego del Pacífico, una zona de fallas tectónicas propensas a sismos y erupciones volcánicas, que es sacudida por unos 7,000 temblores al año, la mayoría moderados.