Para el encuestador Raúl Obregón, gerente general de la firma consultora M&R, si se realizaran las elecciones en estos momentos el pueblo nicaragüense votaría por el Frente Sandinista precisamente porque considera que éste le da respuesta a sus necesidades.

De acuerdo al último estudio realizado por esta consultora, la intención de voto favorece al Frente Sandinista con un 65.4%, muy por encima de las agrupaciones opositoras que en conjunto reúnen apenas un 10.7 de simpatía electoral.

Obregón destaca que el piso (intensión mínima de voto) del Frente Sandinista es muy alto (44.5%), a diferencia de los demás partido cuya máxima esperanza es llegar a un 37.7%.

“Los factores que pueden estar influyendo en estos números es que el hecho de que el partido FSLN que está en el Gobierno ha venido consolidando una posición. Hoy por hoy tiene un grado de aprobación que anda arriba del 60%, en una banda de entre 60 y 65%, lo cual significa de que hay una proporción importante de población que les está dando el visto bueno a ellos”, asegura.

Manifiesta que de acuerdo a los estudios, los nicaragüenses votarán “por aquella fuerza política que se alinee con sus problemas" y "con sus necesidades".

"En este momento lo que nosotros vemos es que ellos (la ciudadanía) le dan más credibilidad, más confianza a que el FSLN les pueda dar la respuesta que ellos están buscando a sus problemas", apunta.

Obregón subraya que el Comandante Daniel es el personaje más reconocido entre los posibles candidatos.

Respecto a la confianza en el proceso electoral, refiere que esta ronda casi el 80%, mientras que la intención de participación es del 76%.

“Nosotros creemos que la población de Nicaragua es una población que quiere trabajar, que quiere seguir adelante, que quiere salir adelante, y que lo que necesita es ir a votar, que los resultados sean reconocidos por unos y por otros”, indica.