El presidente de El Salvador, Salvador Sánchez Cerén, explicó hoy que las medidas de seguridad propuestas por su Gobierno serán analizadas en la Asamblea Legislativa lo más pronto posible. 

El mandatario garantizó la tranquilidad a la población para el venidero asueto, y dijo que reducir la población penitenciaria, así como aumentar la presencia de la Fuerza Armada en las calles, serán algunas de las acciones contra la violencia. 

Sánchez Cerén, aunque no descartó un posible decreto de emergencia a futuro por la inseguridad, expresó que por los momentos intentan aplicar las medidas a través de reformas legales. 

El dignatario agregó que se establecerán disposiciones especiales en algunos sectores que operan bajo amenaza de la delincuencia, donde no hay necesidad aun de imponer un estado de excepción. 

Unas 11 personas fueron asesinadas el pasado 3 de marzo, en una zona rural del municipio de San Juan Opico, a 43 kilómetros al noroeste de San Salvador.

Según medios de comunicación salvadoreños, los ultimados eran trabajadores de una compañía distribuidora de energía eléctrica y habrían sido asesinados presuntamente por pandilleros de la zona.

Estos crímenes fueron una luz de alarma para el Gobierno Nacional y los movió a presentar las propuestas y acciones a implementar.

Voceros del Gobierno de ese país aseguran que el aumento en las cifras de muertes violentas obedecen a "la tradicional disputa de territorios entre las pandillas para el tráfico de drogas y el cobro de extorsiones".

En rueda de prensa, el presidente Cerén expresó que fueron conformados los equipos con miembros del gobierno, estos se encargaran de analizar las medidas que presentarán ante la Asamblea Legislativa "para enmarcarlo dentro la ley y la Constitución", dijo.

Por su parte, el Ministro de la defensa, David Munguía Payes, expresó que están haciendo un esfuerzo para localizar con exactitud a sus reservas activas y pasivas, debido a que han cometido discrepancias a la hora de sistematizarlas y cuantificarlas, porque son movidas constantemente por todo el territorio nacional.

El secretario de Gobernabilidad y Comisionado para la Seguridad, Hato Hasbún, explicó que están escuchando también las propuestas del Ministro de Justicia y del Director de la Policía, que ratificaron la necesidad del Plan Salvador Seguro.

El primer mandatario, Salvador Sánchez Cerén, dijo que están analizando qué medidas le corresponde tomar al Ejecutivo y qué medidas a la Asamblea Legislativa. Aprovechó para hacer un llamado pidiendo su apoyo.

En este sentido expresó que, "en esta declaratoria de emergencia no dudamos que tengamos el apoyo de la Asamblea Legislativa y en cuanto al financiamiento, esperamos que el partido de oposición nos respalde, para garantizar una tranquilidad financiera, esperamos que tengan una actitud patriótica. Este es un tema de interés nacional" sentenció.

Para finalizar, el Vicepresidente, Oscar Ortíz, comentó que están trabajando para presentar los primeros resultados al país y que este plan es de gran alcance a escala nacional.

"Algunas propuestas son nuestras y otras del compromiso de la Asamblea Legislativa para respaldar a nuestras acciones".

En cuanto al papel de las Fuerzas Armadas, consideró que es necesario un mayor despliegue a escala territorial con la Policía Nacional Civil, con todo el poder logístico que poseen y fue enfático en que se debe tener mayor capacidad de respuesta y reforzar puntos territoriales que lo requieran.