El presidente honorario de la Asociación Mundial de Boxeo, Gilberto Mendoza, falleció la tarde de este viernes en Caracas, a los 72 años de edad, tras una falla pulmonar, informó su hijo Gilberto Mendoza Jr. en su cuenta en la red social Twitter @GilberticoWBA.

Mendoza libraba desde unos meses atrás una dura batalla contra el cáncer de huesos.

El dirigente deportivo, que nació en Barquisimeto, tomó las riendas de la AMB en 1982 y las dejó en manos de su hijo, Gilberto Mendoza Jr., en diciembre de 2015, cuando fue nombrado presidente honorario del organismo.

"Mi padre falleció a causa de un malestar pulmonar que era independiente a la batalla que libró contra el cáncer de huesos desde hace tiempo, sin duda me deja un legado encima, una gran fortaleza y la persistencia y constancia en el trabajo, estoy contento por una parte porque sé que dio todo lo que tenía que dar", señaló Mendoza Jr. en conversación con la cadena ESPN. 

Entre sus mayores logros destaca la creación del programa "KO a las Drogas", que se convirtió en una campaña mundial.

"Fue un buen padre, en él tuve un gran profesor, tanto en lo personal como en lo profesional también", recordó Mendoza, "y para el organismo entregó todo, trató de reconciliar relaciones con los otros organismos, con él nació el programa del KO a las Drogas, intentó humanizar el boxeo siempre peleando por el bien de los boxeadores y sin duda sé que tengo que continuar su legado", añadió el ahora titular de la AMB.

Desde el anuncio de su fallecimiento a través de las redes sociales, innumerables muestras de cariño y respeto se han dejado ver por la misma vía para el que fuera el segundo dirigente boxístico con más años en un organismo, sólo detrás de José Sulaimán, otrora presidente del Consejo Mundial de Boxeo.

Entre los últimos objetivos de Mendoza estuvieron el unificar criterios con los otros organismos boxísticos como el CMB, la Organización Mundial de Boxeo y la Federación Internacional de Boxeo, motivo por el que estuvo en México en algunas ocasiones.

Mendoza formó parte de la dirigencia deportiva en el estado Aragua, luego comenzó a hacerse de un nombre en el ámbito internacional, y desde 1982 tomó las riendas de la AMB.