Los aspirantes republicanos a la presidencia de Estados Unidos (EE.UU.), chocaron opiniones referentes a la normalización de relaciones bilaterales entre la nación norteamericana y Cuba durante el duodécimo debate celebrado en Miami, Florida.

El magnate Donald Trump aseguró que "mejoraría" el proceso emprendido por el mandatario cubano Raúl Castro y su par estadounidense, Barack Obama, el pasado 17 de diciembre. Mientras que sus rivales Marco Rubio y Ted Cruz, ambos de origen cubano, dijeron que lo revertirían a sus modos.

"50 años ya son suficientes", manifestó el multimillonario en cuanto el bloqueo económico y comercial impuesto por EE.UU. a la nación caribeña.

Rubio y Cruz, en cambio, apuestan a revertir el proceso de normalización iniciado por el presidente Barack Obama.

En este debate entre aspirantes republicanos, que se miden el próximo 15 de marzo en Florida, Illinois, Misuri, Carolina del Norte y Ohio, también ha participado el gobernador de Ohio, John Kasich, quien apura sus opciones pese a seguir en el último puesto en número de delegados.

Trump denuncia el "odio" de muchos musulmanes a EEUU

Trump ha protagonizado otro momento polémico de la noche, cuando ha afirmado que "muchos" musulmanes "odian" a Estados Unidos, un comentario que ha sido reprendido por Rubio, quien ha señalado que "a la gente le gusta Trump porque dice cosas que les gustaría decir, pero un presidente no puede hacer eso".

"No quiero ser políticamente correcto, hay mucho odio de los musulmanes hacia Estados Unidos", ha reiterado el multimillonario, quien ha hablado también de su política antiterrorista: "Tenemos que destruir al Estado Islámico, hacerlo rápidamente y regresar a reconstruir nuestro país", ha aseverado.

En este sentido, Trump también ha abogado por "ampliar las leyes" en esta materia, tras rechazar las leyes que prohíben el ahogamiento simulado como técnica de interrogatorio.

Por último, Cruz ha puesto en duda los métodos del magnate, señalando que "la respuesta no es gritar 'China es malo, los musulmanes son malos'", mientras que Kasich ha explicado que su estrategia contra el Estado Islámico consiste en permitir que las potencias regionales "redibujen el mapa si eso es lo que se necesita para detener" a los terroristas.

Carson respaldará a Trump

El ex aspirante republicano a la Casa Blanca Ben Carson anunciará este viernes que respaldará la candidatura de Donald Trump a la nominación del partido a la Presidencia de Estados Unidos y se convertirá por ello en el principal valedor del magnate desde que hiciera lo propio el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, el mes pasado.

La declaración de apoyo causa sorpresa si se tienen en cuenta no solo las fuertes invectivas que le dedicó Trump durante la campaña - "es un embustero", "no ha creado un puesto de trabajo en su vida", "no tiene ni idea de política exterior"- sino por la enorme diferencia de carácter entre el agresivo millonario y el ultraconservador y religioso cirujano retirado.

"Carson va a respaldarme", ha hecho saber Trump, quien anticipó que reservará a su antiguo rival un puesto en su equipo para desarrollar propuestas en el ámbito de la educación. "Hablamos durante una hora sobre este tema. ¡Cómo lo controla!", proclamó Trump. "Voy a hacer que Ben se involucre en profundidad con el tema de la educación, en el que que es un experto", ha añadido.

Las fuentes del Washington Post concretaron que el acuerdo entre Carson y Trump se cerró este jueves por la mañana en el club de lujo de Mar-a-Lago (Palm Beach, Florida), propiedad del magnate, y será anunciado en este mismo lugar en una rueda de prensa que contará con la participación de ambos, quienes una vez fueron enconados rivales de campaña.