Representantes de más de un centenar de partidos políticos y movimientos sociales de unos 40 países convocaron hoy aquí a una jornada mundial en solidaridad con Venezuela.

Los participantes en el XX Seminario Internacional "Los partidos y nueva sociedad", del cual es anfitrión el Partido del Trabajo de México, aprobó por unanimidad que el 19 de abril se exprese en las principales ciudades del mundo el rechazo a las agresiones que hoy enfrenta la Revolución bolivariana.

El vicepresidente para las relaciones internacionales del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Rodrigo Cabezas, agradeció aquí esa muestra de solidaridad, que se concretará a nivel global el día que la patria de Simón Bolívar conmemora 225 años de independencia.

Cabezas, en entrevista con Prensa Latina, dijo que su país está sometido de nuevo "al asedio y la amenaza por el gobierno de Estados Unidos, el más poderoso del planeta".

Expresó que la ratificación por el presidente Barack Obama del decreto que considera a Venezuela una amenaza inusual y extraordinaria "también agrede a Latinoamérica, en particular a Sudamérica, que se ha pronunciado en contra de esa política intervencionista".

Tal conducta es una violación al derecho internacional, subrayó el dirigente del PSUV.

Denunció además la articulación de los intereses estratégicos petroleros de Washington con sectores internos de su país, que pretenden violentar el marco constitucional.

Si la derecha venezolana tuviera un comportamiento democrático, no habría problemas, enfatizó Cabezas, quien refirió aprestos desestabilizadores como la violencia callejera, el uso de francotiradores, la guerra económica y la agresión mediática.

El poder político se dirime en democracia que, acotó, es una "conquista del pueblo revolucionario y chavista venezolano".

Durante la jornada inaugural del seminario, se rindió homenaje al expresidente Hugo Chávez en el tercer aniversario de su muerte, cuyo legado fue reconocido por los participantes en el foro cual guía para la práctica revolucionaria y progresista.