En el ranchón de la Alcaldía de Managua, unas 200 madres de Héroes y Mártires de nuestra capital, celebraron el Día Internacional de la Mujer en una jornada vespertina en la que pudieron cortarse o teñirse el pelo, hacerse el manicure y disfrutar de una serie de actividades recreativas en compañía de la Secretaria del Concejo Municipal, compañera Reina Rueda.

Estas Mujeres Valientes, Mujeres al Frente y que constituyen la reserva moral del Frente Sandinista, se mostraron muy agradecidas con las atenciones que les brinda el Gobierno Sandinista con diferentes programas sociales.

Rueda destacó que estas mujeres, muchas sobrepasan los 60 o 70 años, dieron a luz a hombres y mujeres que entregaron su vida de manera desinteresada porque en Nicaragua, los niños y niñas recibieran educación y salud gratuita, por el desarrollo del país y muchos otros programas que brindan bienestar a las familias.

“Tenemos muchísimos que aprender de estas madres, de estas mujeres, madres de Héroes y Mártires, madres que hasta dos o tres hijos perdieron por la liberación de Nicaragua, por ver todas estas maravillas que están sucediendo en nuestro país”, señaló Rueda.

Entre estas mujeres revolucionarias se encontraba la señora María Guevara, de 68 años, que manifestó que ahora en Nicaragua se vive momentos de paz y tranquilidad, y las madres ya no tienen la preocupación que vivieron cuando el dictador Anastasio Somoza ordenaba asesinar a los jóvenes.

“La Nicaragua de ahora está mejor, hay muchas cosas que no se miraban antes, ahora hay más libertad para todos, así que hay vamos queriendo vivir mejor y se está cumpliendo los ideales por los que luchó mi hijo que murió por una Nicaragua mejor”, mencionó María.

En iguales términos se refirió otra madre de Héroe y Mártir, la señora Mabel Castro, que señaló que el mayor logró es que la mujer en este Buen Gobierno, tiene mayores derechos y oportunidades para desarrollarse.

“Tristemente perdimos a nuestros hijos, pero sí se está viendo el fruto, eso lo veo en los colegios, en los hospitales, en las carreteras, ahora hay más progreso. Ahora las mujeres tenemos espacios en la asamblea, en las alcaldías y mandamos más en nuestros hogares”, comentó doña Mabel Castro, madre de César Antonio Poveda que cayó en combate en Ayapal un 17 de marzo de 1987.