En el auditorio de la Universidad Católica de Nicaragua, la Junta Directiva y [email protected] de la Asamblea Nacional, participan de un acto de entrega de autógrafo y la publicación de la ley que declara Prócer de la Paz y la Reconciliación a Su Eminencia Reverendísima Cardenal Miguel Obando y Bravo.

En el acto participaron el presidente del CSE magistrado Roberto Rivas Reyes, la Presidenta de la Corte Suprema de Justicia magistrada Alba Luz Ramos; El Inspector General del Ejército Mayor General Adolfo Zepeda; la Directora de la Policía Nacional Primera Comisionada Aminta Granera y otros funcionarios del Gobierno Sandinista.

Igual asistieron Su Eminencia Reverendísima Cardenal José Leopoldo Brenes; el nuncio apostólico del Papa Francisco, Fortunatus Nwachukwu; el obispo de León, Bosco Vivas; y otros miembros de la Iglesia Católica de Nicaragua. Entre los invitados estaba el Padre Miguel D´Escoto Brockmann.

El Presidente de la Asamblea Nacional René Núñez, brindó una breve reseña de la vida pastoral y de promotor de la paz y la reconciliación del Cardenal Miguel Obando, a quien calificó como un hombre de Dios que ha dado mucho bienestar al pueblo.

Reconoció que la labor de mediador de Su Eminencia en la toma de la casa de Chema Castillo en 1974 y el Asalto al Palacio en 1978, fue determinante para evitar un derramamiento de sangre.

“Sin él no hubiese sido posible los sucesos posteriores que determinaron el rumbo de nuestro país”, señaló Núñez, agregando que posteriormente participó en otros procesos de mediación en Matagalpa y Masaya.

Después fue clave su mediación en los acuerdos de paz con la llamada Resistencia Nicaragüense en los años 80, sembrando la semilla de la Paz que germina con mucho esplendor.

“Si hoy sabemos y practicamos la reconciliación, es por las enseñanzas de Su Eminencia El Cardenal Miguel Obando, por ese empeño y su destacada labor pastoral y defensa de la Iglesia nicaragüense, es que el Papa Juan Pablo II lleva a Monseñor Miguel Obando y Bravo a la dignidad de Cardenal de la iglesia, el primero en nuestra historia y con esa dignidad se avoca a la búsqueda de la paz y se hace mediador entre el gobierno de Nicaragua y la resistencia nicaragüense en República Dominicana, en Guatemala y en Costa Rica”, recordó Núñez.

La Primera Comisionada Aminta Granera, manifestó que el Cardenal Miguel Obando deja a las futuras generaciones un legado de amor, de reconciliación y de paz, algo que ha vivido en los últimos 50 años de la historia del país.

“El Presidente Daniel Ortega, Jefe Supremo de la Policía Nacional creo que ha recogido el sentir de la inmensa mayoría de nuestro pueblo y le ha hecho un reconocimiento más que merecido por el papel que ha jugado en nuestra historia contemporánea”, declaró la jefa policial.

La licenciada Michel Rivas, Rectora de la UNICA, expresó que para la comunidad educativa es un orgullo el nombramiento y para la juventud nicaragüense debe ser un ejemplo a seguir para erradicar cualquier acto de violencia en sus hogares o comunidades.

“Ha sido una propuesta acertada, porque tenemos que dejar plasmado en la historia de este país todas aquellas personas que han luchado por alcanzar lo que hoy podemos vivir”, manifestó Rivas.

Para el diputado Wilfredo Navarro, este reconocimiento es a una larga vida por la paz y por primera vez Nicaragua, le hace reconocimiento a un hijo que ha contribuido grandemente a que tengamos tranquilidad y reconciliación.

“El Cardenal Miguel jamás ha levantado un dedo de su mano para agredir o dañar a alguien, cuando levanta su mano es para bendecir, es para desear para bienes a Nicaragua y en especial para producir paz y amor”, puntualizó el legislador del PLC.