La famosa red social Facebook está destinada a convertirse en un cementerio digital a fines de siglo, con más perfiles “in memoriam” que usuarios activos.

De acuerdo a un estudio realizado por Hachem Sadikku, de la Universidad de Massachusetts, para el año 2098 Facebook tendrá más cuentas de usuarios fallecidos que vivos.

Ese número fue calculado con base en el número de personas que se están uniendo a Facebook y el número de personas que fallecen, publica The Independent.

Aunque el cálculo podría tener varias fallas: asume que el ritmo de crecimiento de Facebook se mantiene, que la expectativa de vida de los usuarios no variará y, sobre todo, que la red social existirá aún para ese entonces.

Aún así, la tendencia es que la red social se vea “invadida” por perfiles de gente muerta.

Cuando un usuario fallece, Facebook no borra el perfil, sino que lo convierte en una especie de perfil “in memoriam”, donde amigos y familiares pueden escribir mensajes.

La única forma de eliminar la cuenta es que conozca los datos del usuario entre y la borre como la haríamos con cualquier otra cuenta.