El senador Bernie Sanders se impuso hoy a la ex secretaria de Estado Hillary Clinton en los caucus (asambleas populares) demócratas en Maine (noreste de EEUU), donde están en juego 30 delegados, según las proyecciones de los principales medios de comunicación.

Cuando se llevaba escrutado un 86% de los votos, el senador por el vecino estado de Vermont contaba con el 64% de los votos, frente al 36 % de la ex primera dama.

Esta es la octava victoria para Sanders en las primarias para elegir al candidato demócrata en las elecciones presidenciales de noviembre, frente a las 12 que lleva Clinton hasta ahora.

Según el recuento extraoficial de los principales medios de comunicación locales, Clinton llegó a los caucus de Maine con 1.121 delegados, frente a los 481 que suma Bernie Sanders, cuando se requieren 2.383 para lograr la candidatura.

Dicha cifra, en el caso de la ex primera dama, incluye 458 superdelegados, que son los líderes del partido que tienen libertad para apoyar a cualquier candidato, frente a los 22 de Sanders.En las otras elecciones primarias de la jornada, en el bando republicano, el senador por Florida Marco Rubio se impuso con una amplia ventaja en Puerto Rico, con lo que consiguió los 23 delegados en juego y obtuvo su segunda victoria en la carrera por la candidatura a la Casa Blanca.

Rubio, de origen cubano y que viajó este sábado a la isla para hacer campaña, consiguió un 73% de los votos, más de la mitad requerida para alzarse con todos los delegados en juego, frente a un 13,6 % del magnate inmobiliario y favorito para lograr la nominación presidencial republicana, Donald Trump.

La próxima gran cita electoral para los demócratas es el martes en Michigan, donde hay en disputa 147 delegados y que tanto Clinton como Sanders consideran necesarios para reforzar sus respectivas campañas.

Clinton aparece como favorita de las encuestas, con una ventaja de unos 20 puntos porcentuales, según la media de encuestas que elabora la web Real Clear Politics.

Para los republicanos, la próxima gran cita es el día 15 en las primarias de Florida, donde hay en disputa 99 delegados y el ganador se los lleva todos, según las normas del partido, y donde las encuestas dan a Trump una cómoda ventaja de 18 puntos sobre Rubio.

El senador por Florida confía en lograr una gran victoria en su estado y, de no hacerlo, las presiones para que retire su candidatura podrían multiplicarse.