Las primarias en busca de definir al candidato presidencial demócrata continúan en Estados Unidos.

Este sábado, el duelo entre el senador por Vermont, Bernie Sanders, y la ex secretaria de Estado, Hillary Clinton, dio la victoria al primero en los estados de Kansas y Nebraska, mientras que Louisiana se inclinó por la también ex primera dama.

En Kansas, Sanders alcanzó un 57.3 por ciento de los votos.

“¡Gracias, Kansas! Cuando comenzamos esta campaña, nadie hubiera pensado que ganaríamos”, expresó Sanders en su cuenta oficial de campaña en Twitter.

En el caso de Nebraska, el triunfo de Sanders lo hará llevarse al menos 14 delegados, mientras que Clinton podría obtener 10 a su favor.

Sin embargo, en Lousiana, la ex secretario de Estado recibió el 71 por ciento de los votos, llevándose 35 delegados de los 51 en disputa.

Sanders declaró a la agencia de noticias AP que su campaña está demostrando que puede ganarle a la maquinaria de Clinton, y que se está preparando para la batalla en estados de mucho peso como Nueva York, California, Oregon y Washington.

“Pienso que tenemos oportunidad de ganar esos estados”, afirmó Sanders, agregando que la “revolución política” que promueve tiene su base en la gente trabajadora, jóvenes y aquellos que no están involucrados en el proceso político.

Sanders también considera que sus triunfos pueden convencer a muchos súper delegados de apoyarlo, en vez de a Clinton.