Las familias del barrio Villa San Jacinto participaron activamente en una intensa jornada de prevención de las enfermedades, interesados en eliminar de sus hogares cualquier intento de los zancudos por reproducirse.

Los pobladores afirmaron que la mayor responsabilidad para no enfermarse del dengue, zica y chikungunya corresponde particularme a cada familia y posteriormente a cada comunidad, mientras el Ministerio de Salud sirve como un complemento a esos esfuerzos.

En ese afán, una veintena de brigadistas del MINSA, con sus maquinas fumigadoras visitaron unos 2,000 hogares de Villa San Jacinto.

"Nosotros somos los principales que debemos preocuparnos por nuestra salud y complementar ese esfuerzo con los brigadistas del MINSA, por eso yo dejo entrar para que fumiguen mi casa y las veces que quieran", dijo Yajaira Briceño.

En iguales términos se pronunció la señora Claudia Vargas que junto a sus nietos limpiaba y sacaba objetos que ya no ocupa en su hogar.

"Hay que limpiar nuestras casas, eliminar las charcas y esa debe ser nuestra contribución con el gobierno, porque no todo se lo debemos dejar a ellos, debemos ayudar, porque cada habitante debe protegerse, ayudar a la ciudadanía y al gobierno limpiando bien nuestras casas", mencionó Vargas.

La doctora Laztenia Gómez, directora del Centro de Salud de Villa Libertad y otros médicos, se dio a la tarea de conversar directamente con las familias, a fin de brindarles las recomendaciones para que ninguna de las tres enfermedades ingrese a a las viviendas.

"El gobierno está muy interesado en brindarles el apoyo a las familias para erradicar las enfermedades, por eso estamos aquí con los brigadistas dando el mensaje de prevención y fumigando los hogares", dijo Gómez.