Durante tres horas, ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, estuvo declarando este viernes en la comisaría por el caso del escándalo de corrupción en la petrolera estatal Petrobras.

El popular ex mandatario y líder del Partido de los Trabajadores (PT), a solicitud de un juez federal, vio allanado su domicilio y resultó detenido por la policía para llevarlo a declarar en este caso.

De acuerdo a testigos, Lula reaccionó tranquilo y no ofreció resistencia al ser llevado a declarar. De inmediato, su abogado fue alertado y presentó un recurso de habeas corpus, mientras que varios sindicatos organizaron una manifestación de protesta y apoyo al ex presidente frente a su residencia.

Apoyo popular a Lula

La situación es vista como un acto político e ilegal, que viola los derechos de Lula.

De acuerdo a diversos analistas, la derecha pretende vincular tanto a Lula como a la presidente Dilma Rousseff en el caso de corrupción de Petrobras.

Ambos dignatarios fueron exculpados por una investigación llevada a cabo por una comisión parlamentaria.